Pidieron perpetua para el portero





Archivo

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB)- El abogado querellante sostuvo la imputación original de homicidio calificado por la alevosía contra el portero Pedro Ibarra (51), acusado de asesinar a María Ángel Gerling y pidió que lo condenen a prisión perpetua. El fiscal Carlos López en cambio entendió que se trató de un homicidio simple y pidió que le impongan 12 años de prisión, y el defensor alegó que su asistido padeció un trastorno mental transitorio, o que actuó en estado de emoción violenta, y pidió que lo absolvieran por inimputable. La acusación refiere que el suceso ocurrió después de las 17 del 18 de diciembre de 2010 en el departamento de Gerling, en el primer piso del edificio de Moreno 514, cuando Ibarra, aprovechando la confianza que despertaba en la mujer su condición de portero, la asesinó utilizando un elemento contundente y con filo, presuntamente un hacha de mano, con la que le asestó “repetidos golpes en la zona de su cráneo y rostro hasta quitarle la vida”. En la segunda jornada del juicio oral, tal como anticipó al inicio del debate, Ibarra dijo que no aguantaba más, y relató lo que ocurrió esa tarde, aunque con ciertas lagunas que su abogado atribuyó al estado de violencia mental que soportaba. Dijo que estaba arrepentido y les pidió perdón a sus hijas y a los hijos y familiares de la víctima, pero también aseguró que la mujer lo maltrataba desde hacía más de un año y le debía dinero, y a modo de justificación expuso que “esa tarde exploté”. Ibarra no hizo referencia alguna al presunto manejo fraudulento del dinero de una vecina en complicidad con la víctima, y tampoco explicó cómo o en que circunstancias le dio muerte. Se limitó a decir que el hacha la había encontrado en un tacho, y que no recordaba nada más de lo que había sucedido. Sólo reconoció que con el correr del tiempo se fue dando cuenta de lo que había hecho.

Pedro Ibarra dijo no recordar parte de lo ocurrido.


Comentarios


Seguí Leyendo

Pidieron perpetua para el portero