Piedras y disparos en un procedimiento policial

Unos 35 jóvenes del barrio Lavalle de Viedma arremetieron contra los efectivos. El conflicto duró varias horas y dejó tres heridos, uno de bala de plomo.




#

Después de una noche agitada, ayer por la mañana se practicó el allanamiento en busca de las motos robadas. Pero el resultado fue negativo.

VIEDMA (AV).- Una batalla campal de la que participaron más de 30 policías y un nutrido grupo de vecinos del barrio Lavalle de Viedma dejó como saldo dos muchachos heridos con postas de goma y otro con un disparo de arma de fuego. Además, el caos suscitado durante la madrugada de ayer provocó daños en varios domicilios particulares que fueron objeto de pedradas, palazos y hasta bombas molotov, al igual que el destacamento policial y los móviles de la fuerza.

Los gases lacrimógenos lanzados por uniformados del grupo especial Bora generaron molestias a un sinnúmero de habitantes del populoso barrio que nada tenían que ver con la trifulca pero que debieron ser testigos involuntarios de la batahola.

El conflicto comenzó luego de que el jueves a la noche se denunciara la sustracción de tres motocicletas de un domicilio del barrio Las Flores y de otro ubicado en calle Moreno. Uno de los damnificados realizó una investigación propia que lo condujo hasta una vivienda de la calle 10 del barrio Lavalle y luego se dirigió a la comisaría para radicar la denuncia.

Según informaron fuentes policiales, cuando el hombre se presentó en la unidad recibió mensajes de texto en los que desconocidos le proferían amenazas y le exigían dinero a cambio de la devolución del vehículo. Con estos datos, la policía dio intervención al Juzgado, que ordenó montar una consigna para preservar el sitio y esperar hasta la mañana de ayer para proceder a allanar.

Sin embargo, al presentarse los efectivos en cercanías del lugar, fueron recibidos con piedras que provenían de casas linderas a la que se vigilaba, iniciándose así una serie de corridas y agresiones que comenzaron a la medianoche y se extendieron hasta pasadas las 5 de la mañana.

Participaron alrededor de 35 jóvenes del barrio y otros tantos efectivos integrantes de las distintas unidades y del grupo Bora. Como resultado, además de los piedrazos a móviles y uniformados, se informó que dos jóvenes debieron ser trasladados al hospital local por heridas con balas de gomas y otro con una de arma de fuego.

Ahora se investiga si el disparo salió de una vivienda en la que cayeron piedras y cuyo morador, ofuscado, habría respondido con un arma de fuego. El joven de 19 años recibió una herida de bala en el tórax, con orificio de salida, y por fortuna su estado no reviste peligro.

En el marco de los confusos hechos la policía detuvo a un muchacho de esa misma edad por "atentado y resistencia a la autoridad" y un menor de edad fue demorado y luego entregado a sus padres.

A las 10 de ayer, ya con la situación en calma, se desarrolló el postergado allanamiento en busca de las motocicletas, pero los resultados fueron negativos. Los vehículos robados serían una moto marca Honda XLR 125, una Zanella de 75 cc. de cilindrada y una Motomel 125. Dos fueron robadas a dos hermanos del mismo domicilio en el barrio Las Flores y la otra en la calle Moreno.


Comentarios


Piedras y disparos en un procedimiento policial