"Pincha" y no deja de sorprender

Le asestó la cuarta derrota en serie a Racing, sigue invicto y está a dos puntos de River.



Parece que va muy en serio el pragmático Estudiantes de Reinaldo Merlo: ayer le ganó a Racing por 1 a 0 en Avellaneda, conservó su invicto y se colocó tercero, a dos puntos de River.

Mariano Pavone, a los 22 minutos del segundo tiempo, marcó el gol que significó para Racing su cuarta derrota consecutiva, lo cual condicionaría a Ubaldo Fillol a ganar el clásico con Independiente el domingo para que su cargo no corra peligro.

Estudiantes ganó en la cancha de Racing por primer vez desde el 11 de junio de 1999 en una noche muy emotiva.

La inoperancia ofensiva de Racing fue más que evidente y alarmante para sus hinchas. Sus volantes ofensivos y atacantes no supieron qué hacer con la pelota, tiraron pases intrascendentes, muy lejos del arco de Martín Herrera, y nunca fueron incisivos.

En ningún momento lograron descifrar el enigma defensivo que les planteó Merlo, un esquema sin grietas, invulnerable.

Protagonizaron un primer tiempo con mucho ritmo, mucha dinámica, buenas intenciones, pero todo lo que insinuaban de bueno no lo podían concretar en las áreas y no se lastimaban.

El protagonismo lo asumió Racing, herido por las últimas tres derrotas. Salió decidido a ganar desde el primer minuto, recostó el ataque por la derecha para las proyecciones de Araujo y los desbordes de López en el primer cuarto de hora, pero repitió la fórmula con centros que siempre fueron fácilmente neutralizados por Herrera o por cualquiera de los defensores.

Estudiantes adoptó una actitud más cautelosa, aguardó en su campo y pretendió sorprender con réplicas de Maceratesi por la derecha o alguna proyección de Juan Krupoviesa por la izquierda, pero lo consiguió muy poco.

Racing solamente pudo filtrarse en una sola ocasión, a los 35 minutos, con un pase corto en profundidad de Mirosevic a López, cuyo remate rebotó fortuitamente en Cáceres. Prácticamente no hubo ninguna situación clar de gol en todo el primer tiempo, ya que Estudiantes tampoco inquietó a Lucchetti salvo en un córner de Benítez a los 25, y a los 45, con un remate violento de Romero que rebotó en la barrera y Carrusca disparó alto.

En el complemento Estudiantes salió con un planteo mucho más audaz y llevó el juego al terreno del dueño de casa.

El premio llegó a los 22 minutos, cuando Pavone incursionó por la izquierda y con derecha le pegó combado al arco, por encima de la cabeza de Lucchetti, que estaba adelantado, marcando una diferencia para la cual el equipo de La Plata ya había hecho méritos (a los dos minutos con un remate de media distancia que Rodolfo Aquino había estrellado en el travesaño).

El final fue con silbidos de la mayoría para todos los jugadores de Racing excepto Araujo, y de fiesta para los 8.500 hinchas que acompañaron al sorprendente Estudiantes. (DyN)

La tarde de 'Mostaza'


Comentarios


"Pincha" y no deja de sorprender