Pinochet está cada vez más cerca del desafuero

La Corte rechazó realizarle exámenes médicos.



Santiago de Chile (EFE).- Augusto Pinochet sufrió ayer un nuevo y severo revés en los tribunales chilenos, al conocerse la decisión de la Corte Suprema de rechazar definitivamente los exámenes médicos que había solicitado su defensa como paso previo al fallo sobre su inmunidad parlamentaria.

Los 20 magistrados del máximo tribunal, tras dos horas y media de debate, resolvieron por once votos a nueve rechazar los exámenes solicitados por la defensa como medida para mejor resolver, confirmó el presidente de la Corte, Hernán Alvarez.

El dictamen fue interpretado como una señal de lo que será el fallo sobre el desafuero, que se votará el próximo martes, por los querellantes y familiares de las víctimas del régimen militar que coparon los pasillos del Palacio de Justicia.

El Ejecutivo, a través del ministro secretario general de gobierno (portavoz), Claudio Huepe, consideró que el dictamen “resuelve una controversia jurídica” y que es sano “para la convivencia democrática que la incógnita se haya despejado y que todos acatemos esos resultados”.

La decisión de ayer es otro de los traspiés que ha sufrido la defensa del octogenario general, tanto en Chile como en Gran Bretaña, que suman ya más de 8 instancias adversas

“Los exámenes médicos no correspondían y así lo ha entendido la Suprema. El fantasma que recorría el Palacio de Justicia sobre los exámenes ha desaparecido. Queda el asunto de fondo que es el desafuero y confiamos en que será aprobado”, dijo el abogado querellante Hugo Gutiérrez.

Su colega Eduardo Contreras consideró que la decisión “restablece el Estado de Derecho amenazado por la petición del “pinochetismo”, toda vez que los exámenes médicos sólo proceden una vez que el inculpado esté desaforado y procesado”. “Las cosas ahora están en su lugar, pero además este fallo, en mi opinión, es un anticipo del inminente desafuero del dictador, que esperamos con mucha tranquilidad para la próxima semana”, subrayó.

El abogado personal de Pinochet, Gustavo Collao, señaló en tanto que la defensa acatará el fallo, pero también se declaró convencido de que a la hora del desafuero las cosas cambiarán. “Seguimos pensando que nos asiste el derecho para llegar a la exculpación de los cargos que se le imputan al general Augusto Pinochet”, destacó.

Mientras, el último vicecomandante del Ejército en la era Pinochet, el general retirado Rafael Villarroel, se declaró preocupado y calificó la resolución de “fuertemente política”.”Lamentablemente el escenario que se presenta es bastante negativo, pero pienso que la defensa ha planteado un esquema de mucha fuerza, que puede tener éxito y que no se concrete el desafuero”, añadió.

“Es una vergüenza este juicio, es un juicio a nuestra historia, a las Fuerzas Armadas, es una venganza de los marxistas”, dijo Leonor Gajardo, presidenta del Comando de Soberanía Nacional

La defensa de Pinochet apeló al deterioro de la salud del ex jefe militar para evitar su desafuero por su presunta responsabilidad en la desaparición de 19 presos políticos a manos de la llamada “caravana de la muerte”, en octubre de 1973. Pese al rechazo inicial, los magistrados puedan ordenar la realización de exámenes médicos junto con un fallo a favor del desafuero. Pero en esta instancia la defensa del ex dictador los rechaza, porque sólo vale determinar si Pinochet es “insano demente” e inimputable.

Un juez viaja a Buenos Aires

Un juez de la Corte Suprema de Justicia chilena vendría en las próximas semanas a la Argentina para interiorizarse sobre la investigación de los homicidios del ex jefe del Ejército de ese país Carlos Prats y su esposa, ocurridos en 1974 en esta ciudad.

El juez que viajaría es Juan Guzmán Tapia, a quien el pleno del tribunal -integrado por veinte magistrados- autorizaría a viajar el viernes, ya que ayer recibió el visto bueno en ese sentido de parte del fiscal ante la Corte, Enrique Paillá. Guzmán Tapia es el juez que tiene a su cargo la pesquisa vinculada con el denominado Plan Cóndor implementado por las dictaduras del Cono Sur en la década del 70 y con el ex presidente de facto Augusto Pinochet como principal acusado.

Pinochet tiene en el caso Prats uno de los más complicados por los delitos ocurridos durante la época en la que derrocó al socialista Salvador Allende. Sucede que el homicidio de su antecesor en la jefatura del Ejército chileno fue declarado delito de lesa humanidad y, por ende, imprescriptible. (DyN)


Comentarios


Pinochet está cada vez más cerca del desafuero