Pinochet se apresta a “tocar el piano”

El martes será fichado en la Policía si su defensa no logra bloquear el trámite



Buenos Aires (Télam-SNI, por Alberto Galeano).- En las jergas policial y delictiva se lo denomina “tocar el pianito”.

Para el ex dictador Augusto Pinochet, un hombre acostumbrado a ser venerado por sus partidarios, será una situación humillante cuando se presente al fichaje policial el próximo martes.

Pinochet, quien admira a los emperadores Alejandro Magno y Napoleón Bonaparte, deberá olvidarse de aquellos días de “gloria”, cuando derrocó a sangre y fuego al presidente constitucional Salvador Allende, el 11 de septiembre de 1973, y someterse como cualquier hijo del vecino a la toma de huellas dactilares.

Además, será fotografiado de frente y de perfil, luego de permanecer cuatro meses procesado como encubridor de 57 homicidios calificados y 18 secuestros de prisioneros políticos cometidos en la llamada “Caravana de la Muerte”, en octubre de 1973.

Esta no es una situación normal en Chile, donde el procesado es fichado inmediatamente. Pero se trata de Pinochet, el hombre que gobernó el país trasandino durante 17 años.

La defensa del ex dictador había pedido el sobreseimiento de su cliente, debido a su mala salud, luego de que la Corte de Apelaciones prorrogó por 15 días el acto de fichar policialmente al ex general de 85 años.

El fichaje será una humillación para Pinochet y así lo reconocen sus propios partidarios, quienes a fines de marzo pidieron al Ejército que no permita que el ex dictador sea fichado por la policía.

“Fichar a Pinochet es fichar al Ejército”, dice una carta enviada a esa fuerza por un denominado “Movimiento Augusto Pinochet Ugarte”, que reclamó que el fichaje se hiciera sin que el octogenario general tenga que estampar sus huellas dactilares y ser fotografiado como un preso. Los partidarios de Pinochet reclamaron al jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, una posición más firme para defender a oficiales procesados por su responsabilidad en la violación de los derechos humanos.

Más moderado que cuando fue a recibir a Pinochet, en marzo de 2000, tras el arresto del ex senador vitalicio durante 503 días en Gran Bretaña, el general Izurieta dijo que su institución dará apoyo a los uniformados en retiro requeridos por la justicia .

Pero remarcó que el Ejercito respeta “los fallos de la justicia y no hacemos más comentarios sobre eso”. La actitud de Izurieta se encuadra en sintonía con un giro político en la que buena parte de la derecha pretender alejarse de lo que representa Pinochet, tal como lo hizo el líder derechista más influyente, el ex candidato presidencial Joaquín Lavín.

En tanto, persisten indiscutiblemente “dos chiles”, uno que reinvidica a Pinochet y otro que defiende al ex presidente socialista Allende. Pero ya no son dos mitades. Después de once años de transición democrática, un 75% respalda las investigaciones para esclarecer la represión de la dictadura.


Comentarios


Pinochet se apresta a "tocar el piano"