Logo Rio Negro

Pinochet: velatorio masivo sin honores de Estado

Miles de seguidores acudieron a la Escuela Militar. Será cremado hoy con el protocolo de ex jefe del Ejército.





SANTIAGO (AFP) – Los restos del ex dictador chileno Augusto Pinochet reposaron ayer en capilla ardiente en la Escuela Militar de Santiago, a la espera de su funeral hoy, sin honores de Estado y en el más estricto protocolo militar, en un país dividido sobre su legado.

Miles de dolientes seguidores del ex dictador permanecieron durante horas bajo un sol inclemente antes de ingresar a la Escuela Militar Bernardo O'Higgins para rendir un último homenaje al anciano general fallecido el domingo a causa de una crisis cardíaca y que gobernó con mano de hierro este país por casi 17 años.

Luciendo un último gesto severo que el maquillaje no pudo ocultar, el anciano militar podía ser visto de medio cuerpo a través de un vidrio de su urna de nogal por la interminable fila de seguidores, los que inclinaban sus rostros al pasar.

Estaba vestido en traje de gala militar gris, correspondiente al grado de capitán general del Ejército chileno, un grado que sólo ostentan él y el libertador Bernardo O'Higgins.

A un costado se instalaron dos cirios y una guardia de honor con cadetes que cuidarán el cadáver de Pinochet hasta el momento de su funeral, previsto para las 11 de hoy, con una última misa que se realizará en el patio Alpatacal de la Escuela Militar, según informó el Ejército.

Pinochet recibirá todos los honores militares pero su funeral no tendrá el carácter de una ceremonia de Estado ni será motivo de duelo nacional, según lo decisión del gobierno de Michelle Bachelet, quien hace parte de los 28.000 chilenos torturados durante la dictadura (1973-1990).

La mandataria dejó entrever que no dispuso un funeral de Estado para el ex dictador Augusto Pinochet porque pensó «en el país».»Cuando no existen normas, leyes previstas para determinadas situaciones, los líderes, los gobernantes, tenemos que tomar decisiones pensando en el país», afirmó.

Los restos del ex dictador serán trasladados en helicóptero hasta el crematorio del Cementerio Parque del Recuerdo para su incineración y luego las cenizas serán entregadas a su familia, que las trasladará hasta su finca de descanso de Los Boldos, en la costa central chilena, su lugar favorito. El Ejército no ha especificado si la ceremonia fúnebre será pública o privada.

De todas formas se espera que un gran número de simpatizantes del ex dictador lleguen hasta la Escuela Militar. El gobierno se prepara para controlar las manifestaciones de sus detractores, tal como las que se realizaron el domingo tras conocerse su fallecimiento y que se desbordaron en hechos de violencia, que produjeron 43 policías heridos y numerosas personas detenidas. Familiares de desaparecidos preparan nuevas marchas para que continúen los juicios a otros represores de su gobierno.

El contraste de las manifestaciones de alegría con los gestos de pesar de sus simpatizantes dio cuenta de la división que aún provoca la figura del ex dictador.

«Este hombre nos sacó de la anarquía, yo tenía cinco hijos y no tenía que comer'', dijo Alicia Mejías, de 76 años, una de las miles de personas que aun debían esperar varias horas más para acceder al salón del velatorio. «Le corresponden funerales de estado porque nos salvó y nos rescató del caos'', dijo Arturo Fernández, 67 años.

Algunas mujeres se despedían del militar besándose la boca con sus dedos para depositarlos luego frente al rostro de Pinochet, y los uniformados hacían la señal de la cruz. También desfilaron delante del ataúd políticos derechistas que se apartaron de Pinochet a partir del 2004, cuando se descubrió que ocultó más de 125 cuentas bancarias en bancos extranjeros. José Lucero, de 45 años, viajó desde Viña del Mar para estar en el velatorio. «Vine porque soy agradecido, no me olvido cómo era Chile antes del 11 de septiembre de 1973'', dijo.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Pinochet: velatorio masivo sin honores de Estado