Pinta y Mozzicafreddo sacaron más diferencia y ensayan el festejo

El dúo puntero se llevó el agotador cuarto parcial.



El papel protagónico en el cuarto capítulo de la Regata del Río Negro no sufrió modificaciones. Como era previsible, Néstor Pinta y Martín Mozzicafreddo siguen siendo las figuras excluyentes de la vigésima octava edición de la travesía náutica. Ayer se quedaron con la extenuante cuarta etapa disputada en Valle Medio y nada parece interponerse para que el 'dúo dinámico' se quede por tercera vez consecutiva con el maratón acuático.

Ni el arrollador arranque de Martín López y Julián Algañarás, ni el largo aliento que propusieron Diego y Hugo Ortega, fueron obstáculos para que el binomio líder claudicara en su supremacía.

Contabilizando la etapa de

ayer, y sumados los éxitos del 2002 y 2003, la dupla de Patagones y Beltrán contabiliza 16 parciales ganados en forma seguidas. Un récord que amenaza con extenderse de aquí al final.

Ayer, el cuarto 'tirón' comenzó en el balneario municipal de Choele Choel a las 8. 50 y finalizó treinta minutos después del mediodía en el establecimiento Don Armando, cuando una vez más el bote número 1 fue el primero en cruzar la meta.

Después de una hora de competencia, los palistas tuvieron que soportar un fuerte viento en contra que, sumado al ya sabido bajo caudal del río, atentó contra los registros que fueron más lentos que lo esperado.

Más allá de los punteros, los que se llevan todos los elogios son los juveniles Fernando Percaz y Damián Pittao. Ayer no sólo se volvieron a quedar con el primer lugar de su categoría, sino que fueron la tercer embarcación en llegar a Don Armando y sus ambiciones para las últimas dos etapas, son llegar a lo más alto posible en el escalafón general.

En este cuarto parcial, Percaz-Pittao se sacaron 18 minutos a sus escoltas -Matías Cheszes y Matías Cohen Suaya-, que brinda un parámetro de su superioridad entre los juniors.

Como viene ocurriendo en todos los finales de etapa, las definiciones más cerradas son las de la categoría K-2 máster y K-1 senior.

Ayer no fue la excepción y esta vez, en un final palo a palo, Juan de la Cruz Labrín y Néstor Salinger prevalecieron sobre Andrés Busnadiego y Fabio Caramuto, y se quedaron con la etapa.

No menos emocionante fue el cierre de la K-1 sénior donde nuevamente el sprint de Adrián Vega fue fundamental para postergar la ilusión de Luis Villegas de quedarse con un parcial. Las chances de Villegas para ganar la categoría siguen intactas, dado que la diferencia es escasa y todo puede pasar.

En contrapartida, en K-2 mixtos y K-2 máster pareciera estar todo definido. La pareja Natalín Fontinari – Hernán Torrecillas volvió a ganar ayer y acumularon casi diez minutos su ventaja general sobre Aida y Hugo Volpe.

En K-2 master, Omar Linares sigue dando cátedra. El experimentado palista no sólo se volvió a imponer en su categoría, sino que llegó apenas cinco segundos después que Vega, el ganador de K-1 senior.

Sin dudas el impecable estado atlético del 'Negro', sumado a la 'mañas' que otorga haber corrido nada más ni nada menos que catorce ediciones, le dan un plus sobre el resto.

Hoy, a las 15, será el turno de la quinta etapa. Se correrá desde la estancia Doña Rina, ubicada en el kilómetro 133 de la ruta nacional 250 y tendrá como punto final General Conesa. Se cubrirá una istancia de 30 kilómetros.

Desde ayer y hasta hoy, cuando se largue la penúltima etapa, el cuarto campamento de la regata estará montado en el Cámping Municipal de Conesa. (AR)

Nota asociada: Apostillas: Los botes, un tesoro que hay que cuidar Voces: “Recién vamos a celebrar en Viedma”  

Nota asociada: Apostillas: Los botes, un tesoro que hay que cuidar Voces: “Recién vamos a celebrar en Viedma”  


Comentarios


Pinta y Mozzicafreddo sacaron más diferencia y ensayan el festejo