Piqueteros presionan y la ministra de Trabajo se queja de extorsiones

Desocupados no ceden y advierten que cortarán rutas durante el recambio turístico.



El gobierno nacional y las organizaciones piqueteras volvieron a tensar ayer el precario equilibrio que empezó a quebrarse en la reunión mantenida ayer en el Ministerio de Trabajo, con acusaciones y denuncias que solidificaron la decisión de los desocupados de cortar las rutas en todo el país a partir del lunes, cuando se produzca el recambio turístico.

La ministra de Trabajo, Graciela Camaño, que afronta las acusaciones de “discriminación” y “manipulación política” de los subsidios sociales realizadas por los piqueteros, advirtió que las organizaciones “aprietan” al gobierno para “conseguir cupos” y luego “cobrarles a los pobres a los que dicen representar”.

Camaño endureció su posición en la línea que trazó la intervención pública que realizó ayer el presidente Eduardo Duhalde, quien aseguró que los piqueteros persiguen “fines electoralistas” y vaticinó el progresivo “desmembramiento” de ese movimiento social. Además, aseguró que la decisión de dar de baja a beneficiarios está fundada en que el entrecruzamiento de datos habría mostrado que ya no se encuadran en los requisitos de acceso al Plan Jefes y Jefas de Hogar, lo cual fue rechazado en forma enfática por los piqueteros.

Luego, en el Ministerio de Economía, Camaño revistió de precisión las denuncias de “aprietes”: dijo que hay 1.044 denuncias en la Justicia, y que “algunas denuncias involucran la figura de la extorsión con algunos movimientos de desocupados. Hay movimientos de desocupados que vienen al ministerio a pedir la potestad de la baja de los beneficiarios, o sea que los que representan a los pobres lo que en realidad quieren es manipular a los pobres para tenerlos como clientela fija en las marchas”, había dicho, horas antes, Camaño.

Por eso, un día después del portazo de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) que lidera Juan Carlos Alderete, Camaño cambió la estrategia pública de debate sobre los cupos para planes sociales y giró las posiciones que habían definido los piqueteros: dijo que no hay cupos para los subsidios y que en verdad son demandados por “los movimientos de desocupados para manejarlos”.

Se trata de una misma carta cruzada, porque los piqueteros acusan al gobierno de manipular los planes y vulnerar las intendencias de raíz menemista, y el gobierno denuncia que buscan los cupos para tener presencias cautivas en las marchas y cortes de ruta. En este contexto, el Jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, ratificó que Duhalde estaría dispuesto a recibir a partir de febrero a las organizaciones de desocupados para analizar salidas a la crisis social. (DyN)


Comentarios


Piqueteros presionan y la ministra de Trabajo se queja de extorsiones