Planteos cara a cara con el gobernador

Padres y docentes se metieron en el acto oficial en Caviahue

CAVIAHUE (AZ).-Un grupo de padres y docentes le reclamó ayer en la cara al gobernador Jorge Sobisch por la tardanza en las obras de remodelación de la única escuela de esta localidad.

Los manifestantes le entregaron un petitorio en mano a Sobisch, quien se disponía a inaugurar el acto por la adjudicación de la obra de construcción de un importante hotel de cinco estrellas y un casino con una inversión de aproximadamente 14 millones de pesos.

También estuvieron presentes un grupo de docentes del Centro Provincial de Enseñanza Media de Loncopué, quienes solicitaron una serie de obras y aportes del gobierno provincial para garantizar el normal desarrollo de las clases.

Mientras el gobernador se aprestaba a encabezar el acto, la realidad educativa provincial le mostró la otra cara de la moneda.

Los docentes de la escuela local, donde funciona desde el nivel inicial hasta el secundario, todavía no pudieron comenzaron las clases por la insólita demora en la terminación de las obras de acondicionamiento.

"Es un contrasentido muy fuerte que mientras desde el gobierno de la provincia se firmen acuerdos millonarios de inversión, los chicos de Caviahue no tengan clases por la falta de una mínima planificación", sostuvo el secretario general de ATEN Loncopué, Rubén Mulloni.

 

Tres semanas

 

Según se denunció desde el gremio docente neuquino, el ciclo lectivo en esta localidad recién podría iniciarse dentro de tres o cuatro semanas como consecuencia de las tareas que se están ejecutando en este momento.

De hecho, ayer los propios docentes estaba debatiendo la posibilidad de dejar de asistir al establecimiento hasta tanto culminen las tareas de los operarios.

"Tenemos antecedentes trágicos en esta sentido y no queremos que se repitan experiencias traumáticas para los docentes neuquinos", agregó el dirigente.

El otro sector que logró penetrar la seguridad para plantear sus quejas frente a frente con el gobernador fueron los docentes y padres del CPEM 10 de Loncopué. Según revelaron desde ATEN, uno de los principales pedidos se relacionaba con la construcción de una cocina para garantizar el refrigerio de los alumnos.

Hasta el año pasado, ese servicio se prestaba en una casilla de madera que no reunía las mínimas condiciones de higiene.

"El lunes arrancan las clases y los chicos no tendrán acceso al refrigerio por culpa de la escasa previsión del gobierno que no resolvió este pedido con antelación" sostuvo el titular de ATEN.

Además, plantearon la edificación de nuevas aulas y el nombramiento de varios cargos docentes que todavía se encuentran vacantes.

El malestar de la comunidad educativa se hizo público ayer en medio del acto. Si bien cuando se acercaron a presentar sus pedidos fueron rodeados por personal de seguridad, finalmente lograron su objetivo.

Nota asociada: El gobierno admite que hay problemas edilicios en 30 escuelas

Nota asociada: El gobierno admite que hay problemas edilicios en 30 escuelas


Comentarios


Planteos cara a cara con el gobernador