Pobre balance del plan «Hambre Cero» en Brasil

No da el resultado esperado, pese al marketing de Lula.





BRASILIA (Reuters)- El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha tenido un pobre comienzo en su lucha contra el hambre y un año después de su elección algunos brasileños han perdido la fe en sus promesas de realizar cambios sociales.

«Hubo mucho marketing», dijo la maestra Elena Maria de Faria mientras reciclaba latas para obtener dinero para la campaña gubernamental «Hambre Cero». «Desafortunadamente voté por él. Prometió una cosa e hizo otra». Pero la empleada doméstica Marluce Oliveira Santos le sale al cruce: como muchos brasileños pobres, no puede decir nada malo de su héroe . «El es humilde; estoy totalmente segura que va a hacer lo que dijo que haría», aseguró dos Santos.

Al asumir, el ex obrero metalúrgico dijo que su prioridad sería erradicar el hambre y la pobreza en una de las mayores productoras de alimentos del mundo.

El programa Hambre Cero está dirigido a 50 millones de brasileños, el 30% de la población, que viven bajo el nivel de pobreza o en condiciones de extrema pobreza. Según el plan, ser pobre significa ganar menos de un dólar por día.El 70 % de los trabajadores en las empobrecidas áreas del nordeste brasileño ganan eso.

Con su carisma y el apoyo de la supermodelo brasileña Gisele Bundchen y la estrella del fútbol Ronaldo, Lula creó grandes expectativas de que podría emprender la guerra contra el hambre y al mismo tiempo mantener la estabilidad en la mayor economía de Latinoamérica.

Diez meses después, Lula ha jugado un impecable juego económico, combatiendo la inflació y agradando a los inversores .

Algunos analistas afirman que Hambre Cero es un fiasco. «Yo no veo a nadie que piense que fue un éxito en diseño e implementación hasta ahora», dijo Sonia Rocha, de la fundación Getulio Vargas.

Como el desempleo ha subido hasta el 13% desde que Lula llegó al poder, empresarios y políticos sugieren al presidente que cree empleos en lugar de distribuir comida y dinero.

La semana pasada, Lula intentó recomenzar al unificar los cuatro programas sociales en uno, Bolsa Familia, que beneficiaría a 46 millones de personas en el 2006. Lula culpa a la lucha entre las agencias municipales, estatales y federal del lento comienzo del programa. Y asegura que la sociedad brasileña ha dado un 10%, de lo que podría para el programa. «Ahora estamos en el camino indicado», aseguró.

Analistas tienen miedo de que Lula esté queriendo ayudar a demasiada gente demasiado aprisa . «Todavía existen grandes retos para el Hambre Cero», dijo Katia María, de la agencia Oxfam. «Pero hay presión de la sociedad para que no sea solo un eslogan».

Los obispos de la Iglesia Católica en Brasil criticaron al presidente Luiz Inácio Lula da Silva diciendo que ha instalado un estilo de gobierno igual al de su antecesor y que ha olvidado sus promesas electorales.

El presidente de la Conferencia Nacional de Obispos, Geraldo Majella Agnelo señaló que el mandatario le había dado prioridad a la estabilización económica y no a los problemas sociales. El prelado afirmó que se habían adoptado medidas económicas severas para enfrentar la crisis y que aún se mantenían pese que a que la situación había mejorado. «Se mantiene una política macroeconómica que obliga a Brasil a pagar una parte sustancial de su deuda pública por medio del superávit primario», dijo.

La iglesia opinó que el presidente no estaba cumpliendo con las expectativas de los votantes que lo eligieron hace un año.

 

 

Las declaraciones de Majella Agnelo se producen un día después de que el mandatario calificara a los gobernantes anteriores de ser «cobardes» por no haber aplicado las reformas necesarias para el bienestar de Brasil.

Lula ha tenido que enfrentar problemas con los funcionarios públicos y el movimiento de los «Sin Tierra».

Ha sido elogiado por la comunidad internacional por sus logros en el manejo económico del país. Sin embargo no ha podido atender las demandas de los Sin Tierra, y ya enfrentó un paro de empleados públicos.(BBC)

Nota asociada: Escuelas ricas en barrios pobres  

Nota asociada: Escuelas ricas en barrios pobres  

Nota asociada: Escuelas ricas en barrios pobres  


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Pobre balance del plan «Hambre Cero» en Brasil