Pobre resultado tuvo la venta de pieles silvestres



VIEDMA (AV)- Apenas 2.984 pesos se recaudaron en el Estado con la venta de casi un millar de pieles finas a curtiembres, lo que refleja un momento de poco interés en el mercado.

Las flojas ventas al barrer 800 cueros de zorro colorado y 100 de pumas están vinculadas a que su estado no era del todo óptimo.

Asimismo, esta cotización que ofreció una de las dos empresas que se presentaron tiene relación a las conseguidas en el 2001.

De todo lo que salió a la venta por parte de la Dirección de Ganadería sólo tiene importancia comercial el zorro que sí tiene colocación en otras provincias o bien se puede exportar industrializado o bien como materia prima de futuras confecciones.

No ocurre lo mismo con el puma, que sólo puede tener colocación en posibles compradores de Río Negro o un uso limitado en marroquinería artesanal o confección de alfombras.

Es que la Argentina adhirió a tratados internacionales que prohíben la caza de felinos, debido a que existen varias especies en peligro de extinción como el tigre, jaguar o yaguareté. En consecuencia, está vedada la exportación.

Por otro lado, en el orden interno hay varias provincias que no aceptan el tránsito interprovincial de cueros, aunque nadie se ha pronunciado en contra de la caza por tratarse de un animal depredador.

Para estimular la caza y controlar las especies depredadores principalmente de ovinos, Río Negro puso en marcha años atrás un nuevo sistema de compensación monetaria.

Con la sanción de la ley Nº 3.043 fue modificada la forma de contribución de los productores, ya que antes se aportaba por la superficie del campo y en la actualidad se realiza por cada guía de traslado de hacienda, lanas u otros frutos pecuarios. Cada vez que un productor abona la guía, también paga una tasa aparte que contribuye a solventar el mecanismo de caza.

La tasa es establecida por la comisión central que está conformada por 16 subcomisiones vecinales y que actualmente se están cobrando 0,30 pesos por animal mayor, 0,05 pesos por los menores y 0,01 por cada kilogramo de lana, pelo o cuero.

El 50% de lo recaudado queda en la subcomisión vecinal, mientras que el dinero restante es depositado en la cuenta corriente de la comisión central.


Comentarios


Pobre resultado tuvo la venta de pieles silvestres