Pocas máquinas y para colmo antiguas

El parque automotor de Bariloche no alcanza para mantener las calles de tierra que se rompen por las lluvias y nevadas. Algunas máquinas son de la década del "50 y ocasionan un alto costo para que estén en condiciones de trabajar. Desde la municipalidad se reconoce la obsolescencia de los equipos y se advierte que no se realizarán compras hasta el año próximo.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Con la sucesión de tormentas de lluvia y nieve las calles de la ciudad quedaron en estado deplorable y el municipio no da abasto para ponerlas en condiciones.

Los trabajos se limitan a mantener una transitabilidad decorosa en los circuitos del transporte urbano.

El estado del parque automotor es vetusto e insuficiente, y el intendente Atilio Feudal reconoció que no habrá posibilidad de adquirir nuevas unidades hasta el próximo año.

El municipio cuenta con 13 camiones y sólo seis máquinas viales para mantener en condiciones un ejido de 22 mil hectáreas y más de 600 kilómetros de caminos de tierra.

La mayoría de los camiones son modelo 84 y también hay un par de 1972.

La mayoría de los equipos viales también están sobreamortizados: sólo hay una pala retroexcavadora modelo 95, que convive con una motoniveladora modelo 1953, otra de 1957 y las restantes tienen más de 15 años de uso.

A falta de un nuevo móvil para renovar la flota, al menos el municipio recibió ayer 80 neumáticos para calzar a nuevo todos los vehículos. La inversión fue de 22.300 pesos.

El director de Servicios, Ramón González, reconoció que el desgaste de los camiones y máquinas implica un alto costo de repuestos y mantenimiento.

"Hay problemas, pero lo esencial se cumple", aseguró.

Con las nuevas cubiertas, los equipos quedaron en condiciones de desempeñarse con mayor eficiencia ante nuevas nevadas.

Según el funcionario "el área a cubrir es muy amplia y con este tiempo lluvioso no se puede salir a arreglar calles porque es sólo para hacer barro".

Comparó los 600 kilómetros que tiene para cubrir con "los 25 kilómetros de Viarse" en la localidad, y también se quejó de que "hay muchos loteos mal hechos, por ejemplo sobre la ladera del cerro Otto", donde las calles se ponen imposibles.

La idea de Feudal es realizar una gran inversión para recuperar toda la infraestructura de servicios del municipio, para lo cual gestionaría un apoyo financiero de envergadura.

El proyecto incluye la adquisición de nuevos vehículos y el traslado de todo el sector Servicios desde el corralón de Gallardo y Rivadavia al galpón de la ex Dinara, que adquirió el municipio años atrás y está ubicado en el corazón del barrio Alto.

Solucionada en buena parte la caída de cientos de árboles y ramas durante la tormenta de comienzos de junio, ahora la tarea excluyente es recuperar las calles de tierra, que están sembradas de pozos y cunetas transversales de los más variados tamaños.

González reconoció que con el recurso disponible no pueden trabajar en las arterias de los barrios más apartados y que la prioridad es "el recorrido de los micros y las calles de acceso a los barrios".

Algunas calles del radio céntrico como Esandi, Los Ñires o Beschtedt (entre Albarracín y 25 de Mayo) sufren un fuerte deterioro porque reciben mucho tránsito.

Según González, esos son los sectores que se llevan la mayor parte de los esfuerzos porque "por el tipo de suelo allí es necesario un mantenimiento semanal".

Refirió que en consecuencia es imposible atender los requerimientos de los barrios más apartados, y que el municipio necesitaría incorporar "tres motoniveladoras más para estar en una situación ideal" para realizar el mantenimiento de las calles.


Comentarios


Pocas máquinas y para colmo antiguas