Pocas reservas para el verano en la región

Enero, con menos plazas señadas. Poco para febrero.



#

Las confirmaciones se retrasan sin discriminar cordillera o playa. Entre las principales dudas se anotan las medidas económicas del nuevo gobierno.

Archivo

NEUQUÉN (AP).- El final del año llegó y la imperiosa necesidad de vacacionar asalta a los trabajadores. ¿El mar o la cordillera? Esa es la incógnita de siempre, pero este año la incertidumbre va por otro camino. Hasta hace unos días todos estaban pendientes del balotaje y, si bien ya está definido el presidente, el cambio de mando y las decisiones económicas que va a tomar el nuevo gobierno provocan demoras en las reservas de los destinos turísticos cercanos.

La semana pasada aumentaron las consultas, pero todavía son pocos los que hacen el depósito para la reserva de enero y muchos menos para febrero. Antes de los comicios de octubre “Río Negro” reveló la incertidumbre del sector y destacó, como mínimo, un aumento del 20% en los precios para la cordillera.

Sin embargo para la costa se espera una situación similar todo se mueve entre la incertidumbre y la oportunidad. Los posibles cambios en el valor oficial del dólar empujan ofertas para las cancelaciones inmediatas, pero abren la puerta a cambios de tarifa a futuro.

Cautela en la cordillera

Rubén Ganuza, propietario de las cabañas Temporada en San Martín de los Andes, comentó que tiene un 40% de reservas para enero. “Creo que de acá a enero no puede aumentar todo un 50%. Pedimos que nos hagan una reserva, pero más de la mitad no se puede pedir”, dijo y agregó que ante la incertidumbre de cambios drásticos con los precios, les avisan que se harán ajustes. Ante esa situación un 30% de los turistas que ya reservaron cancelaron el pago.

En la hotelería hay casos de preventa, pero el traspaso de gobierno también los mantiene frenados.

En Sol Arrayán, uno de los hoteles más lujosos de Villa La Angostura, las reservas vienen lentas. Enero solo tiene un 25% y febrero un 10% y en otros años, el número duplicaba al de estas fechas. “Para los que cancelan el total de la estadía tenemos tarifas no reembolsables con un 30 ó 40% de descuento”, indicaron desde la administración y agregaron que tienen taifas en dólares, entonces para los que cancelan, toman el valor del oficial el día que se hace la reserva.

En la playa, a paso lento

La playa, bendita opción de verano, también viene con definiciones a paso lento. En el Hotel Casablanca de Las Grutas dijeron que las reservas para enero están en un 50%, cuando el año pasado en la misma fecha ya estaba completo.

Esto también sucede en los alquileres de casas, que este año, para siete personas podrá salir unos 1.500 pesos por día. Silvia, de Los Becos, comentó que además de lo político el cambio de clima también se filtra en las decisiones. El tema de (el fenómeno climático) El Niño, de los cambios, no se cómo va a estar la temporada. Para las Fiestas tengo reservas, pero siempre hay incertidumbre, por eso pedimos un 50% para la reserva. No es un parate, sino un retraso”, asegura.


Comentarios


Pocas reservas para el verano en la región