Poco para festejar

Las utilidades logradas profesionalmente para su bolsillo por Miguel Galuccio al frente de YPF distan, y mucho, de las conseguidas por la empresa en estos cuatro años bajo su gestión. El incremento de los pasivos de la firma, en la mira de las nuevas autoridades.



#

Agosto 2012, tiempos felices. Cristina alentó el relato sobre las millonarias inversiones externas que iban a llegar a Vaca Muerta.

Días atrás el ex-CEO de YPF, Miguel Galuccio, aterrizó en tierra neuquina para despedirse de los trabajadores de la principal cuenca hidrocarburífera del país. Emocionado, dio un discurso en el que sintetizó su paso por la compañía. Hubo aplausos, algunas lágrimas y vítores para el empresario que acompañó durante cuatro años a la administración Kirchner al frente de la petrolera estatal.

Horas antes de subir al avión que lo trajo a tierras mapuches, Galuccio acordaba su retirada de YPF con el gobierno de Mauricio Macri. “La compensación por todas sus funciones y conceptos del CEO por un total de $ 72.000.000 que incluye el acuerdo por su salida de la compañía”, rezaba el comunicado que llegó a distintos medios de prensa. Un buen acuerdo para el empresario teniendo en cuenta que su trabajo al frente de la empresa fue de tan sólo 48 meses. No en vano su apodo de “Mago”.

Pero las utilidades logradas profesionalmente para su bolsillo por Galuccio distan, y mucho, de las conseguidas por YPF en estos cuatro años bajo su gestión. Parte de una lógica en el manejo de empresas del Estado dentro de lo que fue modelo nacional y popular de los últimos doce años. Nada ilegal. Justicia Legítima.

En el gráfico adjunto se pueden observar las principales variables que presentó el balance entre el primer trimestre del 2016 y el 2012, períodos referenciales del retiro e ingreso de Galuccio en YPF.

Las utilidades en los últimos cuatro años, tanto operativas como netas, muestran desplomes de hasta el 80% entre los años mencionados.

Los ingresos ordinarios, venta de la producción de hidrocarburos en todas sus etapas, se mantuvieron relativamente estables pese a que las inversiones crecieron en forma progresiva durante estos años y los precios de los productos más importantes que ofrece la empresa (gas y algunos combustibles) mostraron tendencias crecientes sobre sus cotizaciones. No es este el caso del precio referencial del crudo para el mercado interno, que cayó 11% en el período.

Las inversiones durante el primer trimestre del 2016, según mencionan los balances de la empresa, se duplicaron respecto de las consignadas en la época en que YPF todavía era manejada por la española Repsol.

En lo que respecta a la producción, se observa que tanto en gas como en petróleo YPF aumentó su oferta en 33 y 9% respectivamente en el período bajo análisis. Sin embargo hay que aclarar que, sin contar con la incorporación de la compra de empresas (caso Apache, entre otras), la producción durante la era Galuccio presentó un crecimiento marginal, pese a los fuertes niveles de inversión que se realizaron en estos últimos cuatro años. Esta es una de las principales críticas que recibió el ex-CEO de YPF por parte de la administración Macri. “Sólo un bajo porcentaje de los nuevos pozos explorados presentaron niveles de productividad compatibles con los costos que presentaba la actividad”, confiaron a este medio funcionarios del área de Energía de Nación. Una mala asignación de las inversiones.

Por último están los pasivos, que crecieron en moneda dura cerca del 290% en los últimos cuatro años y los intereses pagados saltaron cerca del 500%, representando durante el primer trimestre del 2016 cuatro veces la utilidad neta que presentó la empresa en el período.

Poco para festejar.

La producción de YPF durante la era Galuccio presentó un crecimiento marginal, pese a los fuertes niveles de inversión que se realizaron en estos últimos cuatro años.

“Cuando uno compara los puntos de deuda que tiene YPF con las otras petroleras, uno se pregunta: ¿de qué estamos hablando?”.

Miguel Galuccio,

ex-CEO de YPF.

Datos claves

Económico Pulso

Datos

La producción de YPF durante la era Galuccio presentó un crecimiento marginal, pese a los fuertes niveles de inversión que se realizaron en estos últimos cuatro años.
“Cuando uno compara los puntos de deuda que tiene YPF con las otras petroleras, uno se pregunta: ¿de qué estamos hablando?”.
9.354
es la deuda que presenta YPF en miles de dólares al cierre de marzo del 2016. Se multiplicó casi por cuatro desde el 2012.
110%
fue el crecimiento que registraron las inversiones durante el período 2012-2016.
4,71
fue el valor en dólares que recibió la empresa por la venta de gas (millón de BTU) durante el 2016. En el 2012 ese valor se ubicaba en 2,73 dólares.

Comentarios


Poco para festejar