Podría incumplirse el cronograma electoral

Así lo aseguran funcionarios de gobierno.



El ministro del Interior, Jorge Matzkin, puso en duda ayer el cumplimiento del cronograma electoral como consecuencia de fallos judiciales pendientes que habiliten su realización.

El ministro ratificó ayer que la posibilidad de que no se pueda cumplir con el cronograma electoral previsto "siempre existe", aunque reiteró que las elecciones del 30 de marzo "no están en duda, ni en peligro" y ratificó la intención de Duhalde de entregar el poder el 25 de mayo de 2003. El precandidato del PJ Carlos Menem sembró dudas ayer sobre las verdaderas intenciones del Gobierno y denunció que hay una suerte de "fraude electoral en marcha".

Matzkin, por su pare, dijo que si las internas no pudieran realizarse porque el trámite judicial lo impide, entonces la ley de lemas puede ser una "alternativa razonable" para elegir al candidato presidencial , modalidad-dijo- que depende del "propio Congreso y de un consenso político entre los distintos sectores".

Al respecto, el senador Jorge Capitanich manifestó a este diario que el proyecto de ley de lemas que presentó a la Cámara intenta cubrir este flanco, aunque negó que la idea de impulsarlo fuese de Duhalde.

Capitanich destacó que busca establecer una suerte de "emergencia política e institucional" por 180 días que permita por única vez y excepcionalmente aplicar la ley de lemas para la elección de presidente y vice .

El esquema de lemas que propone- explicó a "Río Negro"-a diferencia de la versión Conte Grand, es acumulativo, es decir que todos los sublemas aportan sus votos al candidato más elegido del partido. Para ganar en primera vuelta, además de los requisitos constitucionales (cada partido debe conseguir 45% de votos, o 40% y más de 10 puntos de ventaja sobre su seguidor), el sublema más votado debe tener más del 20% de los votos.

Funcionarios de gobierno creen que esta puede ser una alternativa razonable de salida al conflicto, aunque no pocos admiten que se volvería a ingresar en un nuevo dilema legal.

Admitiendo las complicaciones presentes el jefe de la cartera política sostuvo que el gobierno "está interesado en cumplir el cronograma", pero reconoció que "existen algunas dudas. Esperamos que podamos cumplirlo, pero no todo depende de nosotros", advirtió Matzkin.

En otro orden, dijo que "también puede ir" a la Justicia la interna justicialista y señaló que ahí "hacen falta unos acuerdos, algunas negociaciones que permitan ordenar un poco este proceso, porque si hay un solo candidato (Menem) que va a estar de acuerdo con lo que se hace, se puede teñir de monocolor y esto no le sirve absolutamente a nadie".

Pero más allá de los fuegos de artificios, existen contactos entre menemistas y duhaldistas para encauzar la situación. Ambos lo niegan públicamente, aunque ayer el propio riojano admitió que podría existir "algún tipo de contacto en secreto", según dijo.

Las diferencias están centradas en quién debe manejar la interna. Menem está convencido de que la convocatoria la debe hacer el Consejo Nacional, que él preside, y Duhalde, en cambio, cree que debe ser el Congreso partidario, que le responde.

En ese contexto, el secretario general de la Presidencia, José Pampuro, insistió que es ese cuerpo el "único órgano que está en condiciones de nominar" la junta electoral, que será la encargada de supervisar la interna.

En tanto, Alfredo Atanasof, ratificó la intención de Duhalde de solicitar a la Asamblea Legislativa (ver aparte) que acepte su renuncia anticipada al cargo a partir del 25 de mayo y negó que esta situación complique más la crisis que vive el país. Pero legisladores del PJ descartaron que vayan a convocarla.

(Redacción Central)

El PJ no quiere convocar a la Asamblea

Los bloques justicialistas del Congreso descartaron ayer la posibilidad de convocar a una Asamblea Legislativa para aprobar, en forma anticipada, la renuncia del presidente Eduardo Duhalde para el 25 de mayo, adelantaron fuentes parlamentarias.

Según dijeron en forma reservada autoridades de los bloques, hubo una negativa contundente al sondeo realizado por el gobierno a sus referentes del PJ en el parlamento para conocer la recepción a la idea presidencial de que la Asamblea acepte ahora su dimisión a la fecha en que entregará el poder.

El principal argumento expresado por los parlamentarios fue que, en medio de la fragilidad que muestra el cronograma electoral por los fallos judiciales y ante la indefinición de la interna oficialista, sería "poco serio" dejar a la Argentina con un presidente "renunciado"."No hay un gobierno fuerte ni un reemplazante consolidado, es una locura sumar a ese panorama la renuncia del presidente", explicó una autoridad de uno de los bloques justicialistas, que prefirió mantener su nombre en el anonimato.

El segundo argumento fue que la volatilidad del escenario político vuelve poco aconsejable abrir un debate sobre la sucesión presidencial en el Congreso, donde la resolución de la votación puede ser inesperada.

Duhalde, tal como lo había anticipado, remitió el martes su renuncia al titular del Senado, Juan Carlos Maqueda, con la recomendación de reunir cuanto antes a la Asamblea Legislativa para corroborar el adelanto de las elecciones.

Varias dudas se despertaron a partir de esta situación, por ejemplo, si las generales se aplazan o la Asamblea no acepta la salida anticipada de Duhalde, o bien el presidente renuncia y se hace necesario nombrar a un nuevo presidente transitorio. Por su parte, El jefe de gabinete, Alfredo Atanasof, ratificó la intención de Duhalde de solicitar a la Asamblea Legislativa que acepte su renuncia , en tanto que negó que esta situación pueda provocar "un bache institucional" que complique aún más la crisis política argentina.

Atanasof aclaró que "no es facultad del presidente convocar a la Asamblea", ya que en rigor esa tarea le corresponde al titular del Senado, Juan Carlos Maqueda, pero evitó dar precisiones sobre cuándo se produciría este llamado.

Tres proyectos legislativos en danza

El ministro del Interior, Jorge Matzkin, consideró hoy que la ley de lemas puede ser una "alternativa razonable" para elegir al candidato presidencial, aunque puntualizó que esa modalidad depende del "propio Congreso nacional y de un consenso político entre los distintos sectores".

"Siempre es una alternativa posible, esto está en el ámbito del Congreso de la Nación", insistió el funcionario al referirse a los tres proyectos de ley de lemas que presentaron el senador justicialista Jorge Capitanich, su par Oscar Lamberto y el diputado Gerardo Conte Grand.

Matzkin señaló: "Que yo conozca, por lo menos hay tres proyectos presentados, dos en el Senado, y otro en la Cámara de Diputados, con ciertas similitudes. Y puede, eventualmente, si hay consenso político suficiente -acotó-, ser una alternativa razonable de salida".

Aclaró, sin embargo, que "esto depende fundamentalmente del propio Congreso de la Nación y también de un consenso político entre los distintos sectores".

El senador Capitanich elevó un proyecto sobre una nueva versión de la ley de lemas, que fija un piso a los precandidatos para poder acceder a la segunda vuelta electoral.

La iniciativa se suma como una variante a las propuestas presentadas en el parlamento por Lamberto y Conte Grand, en un momento en el que el PJ se encuentra en medio de un clima de exaltación por la definición de sus candidatos para los próximos comicios.

La propuesta de Capitanich, en primer lugar, declara la emergencia política e institucional por 180 días, para poder convocar a elecciones a través del sistema de lemas "en forma excepcional y por única vez", a pesar de no estar contemplado en la Constitución.

El esquema de lemas que propone, a diferencia de la versión Conte Grand, es acumulativo, es decir que todos los sublemas aportan sus votos al candidato más elegido del partido.


Comentarios


Podría incumplirse el cronograma electoral