Polémica venta de un pasaje peatonal a un vecino roquense

Hay vecinos que pretenden resolver la cuestión de la inseguridad pidiendo la creación de un muro. Y su comuna, como la de San Isidro, se los hace. Hay otros que piden comprar un pasaje peatonal para que no circule más por allí ningún desconocido de la ciudad. Y su comuna, como la de Roca, se lo vende.

En noviembre de 2007, dos vecinos de Roca -Pedro S. Villegas y Lidia Borra- le proponen al municipio local la compra del pasaje peatonal, lindero a sus propiedades, en el barrio residencial Las Viñas, por "cuestiones de robo, actos de vandalismo, sujetos que merodean... creando un estado de inseguridad" para ambas familias, según argumentan en su nota a la comuna.

Este espacio público del que pretenden sus propiedad es de 27 metros de largo por unos cinco metros de ancho. 

El Concejo Deliberante trata el planteo en diciembre de 2007, quien lo remite al Ejecutivo. Este lo deriva a Agrimensura, donde su titular Raúl Néboli apoya la idea planeada por los dos vecinos. 

El 16 de setiembre de 2008, por ordenanza de trámite 051/2008 el Concejo Deliberante resuelve "desafectar de su condición de pasaje peatonal el espacio que separa las manzanas 485 de la 490 de la sección E, según plano de mensura N 545/75". 

Mario Bartorelli, como presidente del concejo, firma esta adjudicación en venta a los  vecinos. 

El 12 de diciembre de año pasado, por otra ordenanza, se adjudica a Pedro S. Villegas la parcela de todo el pasaje peatonal a su propiedad. El valor del metro cuadrado de superficie se cotiza a $174,30.

Este mes, mayo de 2009, la vecina Lidia Morra mediante nota al municipio manifestó verse perjudicada con esta adjudicación porque "pierde el acceso principal a su vivienda". Por ello pide que se revoque y/o considera nulo lo actuado.

De la lectura del expediente 9063/CD-09 no queda claro por qué finalmente el municipio le vende este espacio público solo a Villegas cuando inicialmente el pedido de compra era en forma conjunta entre Villegas y Morra.

Carina Bogglio, asesora legal del concejo, pidió anteayer inspecciones en el lugar del conflicto ahora planteado.

Más allá de la puja de intereses de dos vecinos también emerge, en este caso, cómo se privatiza un espacio público de la ciudad por parte del concejo deliberante en un barrio que si bien tiene cierto diseño de barrio cerrado no deja de ser un barrio abierto más de la ciudad, donde hay recorridos urbanos ya instalados que pertenecen a toda la comunidad, sin exclusión.

El concejo deliberante, en sus próximas sesiones, tendrá que resolver este conflicto de vecinos, rever su modo de resolver los problemas de inseguridad que se van planteando y abrir el debate a toda la comunidad sobre la privatización de los espacios públicos de Roca.

Por Horacio Lara


Comentarios


Polémica venta de un pasaje peatonal a un vecino roquense