Policía mató por la espalda a un chico de Viedma

Hubo serios incidentes en el barrio Lavalle.



#

Una lluvia de piedras cayó sobre la policía en el escenario del hecho. Un uniformado resultó herido de bala y hubo daños materiales.

Evangelina Martínez

VIEDMA (AV).- Un adolescente de 16 años murió al recibir un balazo policial en la espalda. El disparo habría sido a poco más de un metro de distancia y el chico, Guillermo Trafiñanco, habría estado en el piso. Fue cerca de la medianoche del sábado en inmediaciones de la escuela y del jardín de infantes del barrio Lavalle de Viedma. El hecho desencadenó una revuelta que terminó con un policía baleado y daños materiales.

Dos uniformados fueron detenidos por el caso. El chofer del patrullero -primero en llegar al lugar- prestó testimonio ayer ante el juez Juan Bernardi y recuperó luego la libertad. En tanto el sargento primero que habría disparado permanece detenido e incomunicado. Su apellido sería Mesa y se informó que prestaba funciones en el destacamento policial de esa popular barriada.

El impacto de bala ingresó en la espalda del joven y las pericias habrían certificado que se trata de un proyectil 9 milímetros, el arma reglamentaria policial.

Desde la Jefatura Policial se difundió ayer un comunicado de prensa en el que se informó el inmediato pase a situación pasiva del suboficial detenido.

Según se supo, un llamado telefónico advirtió a la Policía sobre la presencia de tres jóvenes cerca de la escuela del barrio, presuntamente armados. Un patrullero se hizo presente en el lugar y corroboró que allí estaban. Al oír la voz de alto los chicos corrieron. Uno de ellos lo hizo hacia el predio del jardín y allí, en el patio, entre el enrejado y el edificio, quedó tendido sin vida.

Si bien todo es motivo de investigación no se descarta que Trafiñanco se haya tirado al piso y allí haya recibido el disparo, aunque otra hipótesis es que haya caído producto del impacto. La bala le habría ingresado por la espalda provocándole una muerte instantánea. En el lugar quedó tirada una “tumbera” (arma de fuego de fabricación casera) cuya propiedad no había sido confirmada hasta ayer.

El hecho generó la inmediata reacción de la familia del chico, más amigos y vecinos del Lavalle, un barrio donde los índices de violencia y el uso de armas van en aumento. Una lluvia de piedras que quedaron dispersas en la calle y los techos del establecimiento grafican la tensión vivida, que hasta anoche no se había aplacado. Es por eso que al cierre de esta edición se anunciaba el envío de dotaciones del BORA al barrio. Vecinos sostuvieron que el enfrentamiento con la policía “fue una batalla campal y los milicos siguieron a los tiros”. La ambulancia que llegó al lugar fue también seriamente averiada por los piedrazos. Ni el juez Juan Bernardi y el secretario del juzgado se salvaron de la reacción. Un policía fue alcanzado por un balazo y otros sufrieron lesiones por las piedras.

La Jefatura de Policía informó oficialmente que además del “inmediato pase a situación pasiva del suboficial que se encuentra detenido e imputado en la causa”, se dispuso “el pase a disponibilidad del oficial de servicio en turno de la comisaría 34º y del suboficial que concurrió en primera instancia al lugar de los hechos”, aunque mantuvo reserva de las identidades.

Ayer, los restos de Guillermo Trafiñanco fueron velados en el Gimnasio Municipal del barrio.


Comentarios


Policía mató por la espalda a un chico de Viedma