Aldana, la víctima 43 del “efecto Wanda”

La jovencita de Wilde, de 17 años, murió luego de seis días de agonía. Fue rociada con alcohol y prendida fuego en el marco de una pelea con su novio.

22 feb 2012 - 00:00

BUENOS AIRES.- Maira Aldana Torchelli, de 17 años, murió el lunes por la noche tras agonizar seis días con gravísimas quemaduras. El trágico desenlace de un nuevo hecho de violencia machista, ocurrido en la localidad bonaerense de Wilde, se produjo a horas de cumplirse dos años de la muerte de Wanda Taddei, la joven que también fue rociada con alcohol e incendiada durante una discusión de pareja. Aldana tenía quemaduras en el 75 por ciento del cuerpo y quedó internada en el Hospital San Martín de La Plata. Miriam, su madre, reclamó “justicia” y “que a ninguna chica le pase más eso. Yo veo a las chicas de la edad de mi hija y me pongo a llorar”, sostuvo. La pareja de la jovencita, Juan Gabriel Franco, de 23 años, fue detenido el día del hecho y el fiscal a cargo de la investigación resolvió dejarlo preso e imputado por el delito de “homicidio agravado por ensañamiento”.

El caso Taddei parece haber sido el macabro modelo para una serie de ataques que terminaron con mujeres quemadas por sus actuales o ex parejas. Según estadísticas del Observatorio de Femicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano”, coordinado por la asociación civil “La casa del Encuentro”, desde aquel hecho ocurrido en la madrugada del 10 de febrero (Wanda murió 11 días después) hasta la fecha, fueron 43 las mujeres que fallecieron incineradas en todo el país. Del total de casos, 28 se registraron en 2011 y los restantes en 2010.

“Cuando me dijeron que falleció esta chica es como si hubiera muerto otra vez mi hija. Hoy se cumplen dos años”, dijo ayer Jorge Taddei, el padre de Wanda, al canal C5N. En una semana, el próximo 28 de febrero, se iniciará el juicio oral por el caso, en el que se encuentra imputado por homicidio calificado el ex marido de Taddei y ex baterista del grupo Callejeros, Eduardo Vázquez. (Ver aparte)

“La muerte de Aldana es mi espejo”, dijo Elsa Gerez, mamá de Fátima Catán, de 24 años, quien falleció el 22 de agosto de 2010 producto de las quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo, sufridas cuando estaba con su novio, Martín Gustavo Santillán.

Ahora las familias de las tres jóvenes víctimas están en contacto y tratando de coordinar la realización de una marcha para pedir justicia por sus hijas.

“La Casa del Encuentro” lleva una estadística a partir del caso Taddei en base a noticias publicadas en los medios de todo el país, ante la falta de cifras oficiales específicas.

La muerte de Aldana, precisamente en el aniversario de Wanda, reavivó el debate sobre esta brutal modalidad de violencia y sobre los llamados “crímenes por imitación”, los que según el licenciado en Criminalística y perito del Poder Judicial bonaerense, Alejandro Doro, “van en aumento”.

La licenciada en psicología Silvia Lommi, de “La Casa del Encuentro”, dijo que “es cierto que los casos aumentaron a partir del asesinato de Wanda, pero antes de ella también hubo mujeres incineradas o quemadas con ácido”.

Ambos profesionales coincidieron en que es necesaria la difusión de los femicidios a través de la prensa. “Los medios de comunicación no tienen responsabilidad (en la imitación), pero es sumamente importante que hagan una autocrítica constructiva sobre la ética, donde debe primar la información por sobre el morbo”, opinó Doro.

Para la psicóloga “no debe hablarse de que la difusión incentiva el asesinato de mujeres con fuego; acá se trata de la perversidad del violento que busca distintas maneras para agredir o matar”. “El violento toma una idea y depende de él, es su culpa, su responsabilidad; no es culpa de la víctima ni de los medios”, afirmó Lommi.

La profesional insistió en “la perversidad del método elegido por el violento, porque la sola amenaza de matar con fuego es terrible; todas las personas alguna vez nos quemamos y reconocemos ese dolor”. “Muchos violentos -desde que se conoció el caso Taddei- amenazan a sus parejas y les dicen ‘vos vas a terminar como Wanda’”, recalcó.

Por el asesinato de Aldana, Juan Gabriel Franco se encuentra detenido; por el crimen de Wanda, Eduardo Vázquez (33) está preso como presunto autor de un homicidio agravado por el vínculo, y por el femicidio de Fátima, no hay detenidos. Son sólo tres historias de las 42 que conforman la triste lista de mujeres incineradas en situaciones de violencia machista. (Télam y Redacción Central)

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.