Ante Evo por Atahualpa

16 oct 2009 - 00:00

VIEDMA (AV).- Pasaron 16 meses del homicidio de Atahualpa Martínez, en Viedma. Su familia y amigos lo recordaron ayer con otra marcha y el reclamo de justicia. Ayer fue la primera vez que su mamá, Julieta Vinaya, estuvo ausente. Es que se encuentra en Bolivia, su país de origen, para difundir el crimen y su pedido de esclarecimiento. Al celebrarse la cumbre de presidentes en Bariloche, Julieta viajó con la esperanza de comunicar la situación al presidente de ése, Evo Morales. Así esperó, con una carpeta que resumía el homicidio, el paso del primer mandatario de Bolivia. El auto que lo conducía disminuyó la marcha y Julieta corrió hasta alcanzarlo. Cuando la ventanilla comenzó a bajar rápidamente intentó explicar quién era y el contenido de la carpeta hasta que enmudeció cuando advirtió que quien recibía el material era el propio Morales. Ahora intentará entrevistarse nuevamente con él en su país.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.