Bronca de la madre de Atahualpa por "pistas falsas"

Julieta Vinaya sostuvo que desde el propio gobierno rionegrino generaron expectativas sobre un supuesto testigo del crimen, que nunca apareció. También se quejó de "algunos" policías.

07 abr 2009 - 00:00

VIEDMA (AV).- A casi 10 meses del homicidio de Atahualpa Martínez se conocen algunos detalles de la investigación que no habían sido ventilados públicamente y que sólo han sumado dolor a la familia.

Julieta Vinaya, madre del joven viedmense, asegura que "nada acallará su búsqueda del o los responsables de esta muerte y el reclamo de justicia" pero rompió el noble silencio que mantuvo durante estos meses para no entorpecer la investigación. Marcó deficiencias en el accionar de "algunos" policías , sobre todo de los primeros en llegar al lugar donde apareció Atahualpa, que no sólo no resguardaron el sitio esa mañana lluviosa sino que hasta movieron el cuerpo, le tomaron fotografías con celulares y luego lo regresaron a la posición en la que lo encontraron pero que ya había sido modificada. Agregó que hubo errores en la práctica de la autopsia en la que no se siguieron los protocolos y de la que pudieron surgir otros datos. También admitió haber sufrido amenazas telefónicas.

No obstante, destacó la investigación que lleva adelante la fiscal Daniela Zágari y los efectivos policiales que la acompañan en la causa, así como los recursos de los que ha dispuesto el Estado a través de la Procuración General para la realización de distintas pericias en diferentes laboratorios de universidades y Gendarmería Nacional.

Si algo le faltaba al dolor era una pista "falsa" aportada "desde un organismo cuyo deber es protegernos como sociedad y de allí la necesidad que actúen con absoluta seriedad". Con una carga mayor de angustia, Vinaya señaló que hace unos meses el subsecretario de Asuntos Penitenciarios de Río Negro, Santiago Ibarrolaza, la mandó a llamar "para darme información sobre un testigo presencial del homicidio de mi hijo, situación que me generó una gran expectativa, que finalmente se desvaneció porque nada de ello hubo".

Detalló que concurrió a la reunión acompañada de su abogado y que en esa oportunidad Ibarrolaza, además de criticar el trabajo de la fiscal, sólo se limitó a señalar que el dato se lo habían aportado desde "La Cantora". La mujer se quejó de la organización social, afirmando que no es la primera vez que ofrece información que "no es real", recordando el tormento que significó a poco de ocurrido el homicidio de Atahualpa cuando le fueron a decir una fría tarde de sábado que estaba todo listo para la exhumación del cadáver de su hijo "lo que tampoco fue cierto, pero igual corrí al cementerio desesperada creyendo lo que me decían".

En relación a lo aportado por el funcionario de Seguridad, sostuvo sentirse más afectada en su dolor por la expectativa que generó para que recién el mes pasado ese presunto informante se presentara a declarar ante la fiscal de la causa sin aportar nada. "Esto abona nuestras dudas en torno a qué pudo haber visto ´Ata´ para que lo mataran y si se está protegiendo a alguien", dijo.

Este diario intentó comunicarse ayer por la tarde con Ibarrolaza, pero los reiterados llamados no tuvieron respuestas de parte del funcionario.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.