Dolor en la despedida del joven asesinado

La víctima no tenía problemas con nadie y era muy tranquilo

17 jun 2008 - 00:00

VIEDMA (AV)- Dolor y desconcierto. Esas son las dos sensaciones que se vivieron ayer en esta capital en torno al homicidio del joven Atahualpa Martínez de 20 años. El dolor irreparable de su familia, sus compañeros de quinto año del CEM 18, los docentes, directivos, amigos y allegados, se manifestó en un numeroso cortejo que a pie acompañó al desafortunado joven desde la sala velatoria hasta el cementerio de esta capital.

Con aplausos y el pedido a viva voz de "Justicia" fue despedido Atahualpa en el marco de escenas de profundo dolor de su familia y sus amigos. Los directivos decidieron no dictar clases hoy para permitir una reunión para diagramar una estrategia de contención a los alumnos.

Para la investigación también existe desconcierto. Atahualpa era un jovencito al que no se le conocían reacciones violentas ni siquiera de discusión con amigos. El año pasado fue distinguido en su escuela por un gran gesto de solidaridad que sus compañeros revelaron -ante la dirección cuando se le advirtió que quedaría libre por las llegadas tarde- que se debían a que Atahualpa pasaba a buscar antes para llevar hasta el colegio a un amigo que se traslada en silla de ruedas. Tampoco consumía alcohol.

Cuidaba el dinero que a sus padres les cuesta reunir a tal punto que calculaba el horario del boliche para ingresar gratis y este sábado salió con ocho pesos en el bolsillo que los unió a un monto mayor de un amigo para comer una pizza en un pub ubicado en cercanías del local al que fue a bailar y se encontró con varios de sus compañeros que ayer lo lloraban en el cementerio.

El desconcierto también incluye la investigación porque todos los caminos conducen a una buena conducta y a la falta de problemas con alguna otra persona. Su amigo con el que compartió la pizza fue el último que lo vio. Se levantó para ir al baño y cuando regresó el joven se había ido del pub. Una huella fina de las ruedas de una motito que dibujó una "U" frente a donde fue hallado el cadáver y otra de un vehículo de mayor porte en perpendicular al lugar donde aparentemente habría sido trasladado el cuerpo, son las dos señales más importantes, hasta ahora. Atahualpa fue asesinado por la espalda con un arma calibre 22 y a corta distancia, disparo que le afectó un pulmón.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.