Escrache en Guerrico contra policías acusados

Unas 40 personas repartieron panfletos y plasmaron pintadas. Exigen la exoneración de los efectivos sospechados de intento de violación. Hubo un impresionante operativo de seguridad.

05 feb 2010 - 23:00

ALLEN (AA).- Guerrico vivió ayer una tarde agitada. Entre cánticos y pintadas, integrantes de la Multisectorial de Mujeres del Alto Valle, representantes de organizaciones sociales y estudiantiles, líderes gremiales y vecinos de Roca y Allen, marcharon hasta la Brigada Rural de Guerrico. Allí reclamaron que se separe de la Policía a los dos efectivos de esa dependencia sospechados de haber intentado violar a una chica de 14 años, el pasado 1 de enero. Cerca de las 18.30 unas 40 personas se reunieron sobre la Ruta 22, a un kilómetro de las instalaciones del destacamento. En ese lugar, y como primer paso, los manifestantes realizaron pintadas en las garitas de colectivo para reflejar el hecho denunciado por la joven. “Ni un abuso sexual más”; “cuidado, Chumbita y Rubio están sueltos”, fueron algunas de las inscripciones que quedaron allí plasmadas. Después, la columna marchó por la banquina hasta la unidad policial, donde más de medio centenar de mujeres y hombres policías formaban una barrera para resguardar las instalaciones. El mega operativo policial de protección fue impactante. El jefe de zona I, Julio Calivar, informó que la Regional Segunda dispuso 6 oficiales jefes, 29 uniformados femeninos y 17 masculinos con el fin de cuidar el destacamento y evitar posibles daños. Minutos antes de las 20 los manifestantes arribaron a la Brigada y la escena de ese momento contrastó posiciones. De un lado de la 22, el pedido de esclarecimiento entre cánticos contra el gobierno provincial y la Policía. Del otro, la masa de uniformados y jefes inmutables que formaban un gran escudo. Los manifestantes arrojaron algunos huevos y aprovecharon el fluido tránsito de la ruta para entregar volantes a los automovilistas y así hacer conocer el reclamo. “Todo lo que roza al poder no se investiga. El gobernador, que tiene todas las facultades sobre la Policía, el ministro de Gobierno o Cufré, el jefe de la fuerza, debería haber desafectado a los dos policías implicados en este caso. Así están en peligro mujeres y niñas. Con el solo hecho de estar sospechados ya tendrían que haber sido expulsados; pero los cambian de un lugar a otro y siguen cometiendo los mismo delitos”, señaló a “Río Negro” y en medio de la manifestación Susana Villar, madre de Verónica Villar, una de las víctima del triple crimen de Cipolletti. Pasadas las 20.30 finalizó la actividad de protesta, con el firme compromiso de seguir generando acciones de reclamo. “Demostramos que tenemos fuerzas para decir lo que pensamos y no callarnos. Escribimos los nombres de los responsables. Hay que seguir denunciando desde el lugar en que está cada una para que la próxima seamos más”, dijo Paola Pell, integrante de la Multisectorial de Mujeres del Alto Valle.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.