Muertes en comisarías: “El sistema de seguridad falló, no cuidó esas vidas”

01 jun 2018 - 11:00

Las “prácticas de suicidio” no son normales ni naturales, desde la perspectiva del Observatorio de Derechos Humanos de Río Negro.

Ana Calafat, abogada y referente de ese organismo puso en duda que sean suicidios.

“En el caso de Matías Molina, ingresa a la comisaría pero no debió ingresar nunca, estaba teniendo una alucinación. Lo traen y en casi 15 minutos, se suicida. Nunca había manifestado la intención de matarse”.

“El joven podría llegar a tener algún problema de salud pero no una intención de suicidio”, alegó sobre el caso , que desde hoy comenzó a ser juzgado en los Tribunales de esta ciudad.

“En general son chicos pobres, que tienen algún oficio, que la familia no se hace cargo, no se preocupa o que no tienen poder de incidir”, observó Jimena Haro, también integrante del Observatorio de Derechos Humanos de Río Negro.

Calafat dijo que quien está a cargo de las vidas de los presos en comisarías es el Estado. “El que falló fue el sistema de seguridad que no cuidó esas vidas”, apuntó. Y agregó que “el Poder Judicial debería no legitimar ese hecho”, e investigar.

El preso “es responsabilidad del Estado, porque el Estado lo llevó allí y este no puede no preocuparse y decir simplemente ‘se murió, se suicidó’. Esta respuesta deja en una situación de mucha vulnerabilidad a muchos sectores”, lanzó.

“Si una parte del Estado falla, que otro poder (como el judicial) lo justifique quiere decir que a esa violencia física le sumamos una violencia simbólica, y esto es mil veces más grave”, opinó.

“Cuando se abren investigaciones se cierran al poco tiempo y no se hacen exhaustivamente”, agregó Calafat.

“Es muy importante que el poder judicial investigue, esclarezca el hecho, que se garantice la verdad y que haya sanción, sino hay impunidad”, puntualizó la referente del Observatorio.

¿Qué sucede adentro?

“No creo que haya algo misterioso en las comisarías que despierte en 15 minutos el deseo de suicidarse y se concrete el hecho. Todo me hace creer que se cometió un homicidio”, advirtió Calafat.

“Si hay algo misterioso por lo cual los suicidas en Río Negro van a las comisarías a suicidarse”, dijo irónicamente y continuó “pues el Ministerio de Seguridad también deberá estudiar, porque han optado los suicidas ir a suicidarse a ese lugar”.

Haro puntualizó además que “hay una conducta repetitiva en las fuerzas de seguridad, que utilizan la violencia como una forma de adoctrinamiento. Es una forma perversa de transmitir un mensaje contra los sectores excluidos”, dijo aunque reconocieron ambas que existen policías que cumplen bien sus funciones.

“Hay una permisión por parte del Estado a un libre albedrío a la policía y todas las fuerzas de seguridad. Se agravó con la llegada del gobierno de Macri, quedó liberada la actividad de la policías”, apuntó la referente de Derechos Humanos.

“Hay que sentarnos realmente a ver qué está pasando con los suicidios. No podemos quedar indiferentes ante este hecho”, concluyó Calafat.

La muerte de un joven en la comisaría N° 21 y el inicio del juicio por el fallecimiento de otro en la 3°, reavivó el debate.
Roca

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.