Perpetua para el culpable del femicidio de Picún

La condena recayó sobre Gonzalo Alarcón Medina, hallado culpable por la muerte de su pareja, Sandra Merino, un hecho ocurrido en una chacra de Picún Leufú hace un año, cuando la mujer fue a llevarle un hijo en común para que lo visite.

29 jul 2017 - 00:00

Gonzalo Alarcón Medina fue condenado ayer a prisión perpetua por el juez técnico Leandro Nieves, en la audiencia fijada luego que el jurado popular lo encontrara culpable del delito de homicidio calificado por el vínculo y por haber mediado violencia de género contra Sandra Merino.

Tanto la Fiscalía como el representante de la querella habían solicitado esa pena, más accesorias del caso y las costas del proceso.

La defensa de Alarcón Medina planteó la inconstitucionalidad del veredicto popular (porque no fue unánime) y solicitó 10 años de prisión.

Ayer, en la Oficina Judicial de Cutral Co, se cumplió la audiencia para fijar la pena contra Gonzalo Alarcón Medina, quien fue encontrado culpable por un jurado popular de haber asesinado a su exmujer, Sandra Merino, en una chacra de Picún Leufú.

El juez técnico Leandro Nieves, inició la audiencia, en la que se escucharon tres testimonios ofrecidos por el defensor particular Gustavo Palmieri, entre ellos el de la primera mujer de Alarcón Medina.

Al momento de la solicitud del monto de pena, el fiscal Santiago Terán refirió en su fundamento todos los tratados a los que adhirió el país para combatir la violencia de género. Luego pidió que sea condenado a prisión perpetua porque entendió que es “proporcional” a la gravedad del hecho.

Además consideró que el homicidio se concretó en un contexto de violencia de género, solicitó que cargue las costas del proceso, y recordó que la “perpetuidad no es para siempre” sino que a “los 35 años de pena, puede acceder a la salida condicional o transitoria”.

El abogado de la querella Carlos Rodríguez adhirió en todos sus términos al pedido del fiscal, mientras que el defensor, Gustavo Palmieri, planteó la “inconstitucionalidad de la mayoría” de los votos del jurado popular (hubo diez positivos para la culpabilidad y dos en contra) por no ser unánime. Y pidió la pena de 10 años de prisión porque consideró “desproporcionada” la prisión perpetua.

Finalmente, después de escuchar a las partes, y tras un cuarto intermedio, el juez Nieves anunció la pena de prisión perpetua, más las accesorias y las costas del proceso. Alarcón Medina no estará preso hasta tanto la condena quede firme.

“Uno no espera menos”

“La vida sigue sin mamá, y con un nene con muchas cosas difíciles de explicarle, pero uno no espera menos”, dijo ayer Mayra Saavedra, la hija de Sandra Merino, que junto a sus otros dos hermanos asistieron ayer a escuchar la pena contra Gonzalo Alarcón Medina. Además, tienen a su hermano menor de 4 años, que es fruto de la relación que su mamá tuvo con el ahora condenado.

Tras escuchar la condena, todos los familiares de Sandra se fundieron en llantos y abrazos. Al ser consultados si la condena a prisión perpetua lleva un poco de alivio al dolor de la pérdida, Mayra dijo que “no, porque es llegar a casa y la vida sigue sin mamá”. Además, deben enfrentar la crianza de su hermano pequeño, a quienes le tienen que explicar qué pasó con su madre.

“Fue un hecho sumamente grave. La prisión perpetua como dijo el juez (Leandro Nieves) es una figura que concuerda con la gravedad del hecho, y por eso estamos satisfechos con todos, con el fiscal (Santiago Terán), el juez, muy satisfechos con la resolución del caso”, acotó.

Agradecieron a las organizaciones que luchan contra la violencia de género, que “siempre nos apoyaron, de cerca, y ellos la verdad es grandísimo lo que hacen porque sin tener la responsabilidad lo que hacen es ayudar y buscar facilitarte y ayudarte”.

Los tres hijos mayores de Sandra corresponden a su primer matrimonio. Mientras que el pequeño es el que tuvo con Alarcón Medina.

Los familiares se mostraron además muy agradecidos por el acompañamiento que recibieron durante las audiencias de parte de integrantes de la Oficina de Víctimas de Violencia.

Hubo una denuncia
previa por violencia
Sandra Merino fue asesinada hace un año atrás en Picún Leufú. La mujer había llegado hasta la casa de sus ex suegros donde dejó a su pequeño de 3 años, hijo de Alarcón Medina, para que lo visitara. Sin embargo, esa tarde fue atacada por su expareja y quedó tendida a pocos metros antes de ingresar al portón de ingreso a la chacra con más de veinte puñaladas. Alarcón Medina huyó pero se entregó horas después. El jurado popular escuchó todos los testimonios en donde se pudo comprobar que Sandra ya había formulado una denuncia por violencia de género un mes antes de su asesinato.
Cutral Co

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.