Piden que el caso “Coco” Garrido se juzgue en El Bolsón

“Si no lo hacen aquí, es porque no quieren que la comunidad se entere de lo que pasó”, señaló Marina Schifrin, abogada de la familia.

14 jun 2018 - 08:45

La abogada Marina Schifrin y los padres de Guillermo “Coco” Garrido pidieron ayer que el juicio contra los dos policías imputados por el delito de homicidio culposo “se haga en El Bolsón”.

Tras la audiencia frustrada hace una semana en los tribunales de Bariloche, la representante legal de la familia de la víctima recordó que “fue por un planteo dilatorio de la defensa, al que lamentablemente hicieron lugar los jueces”.

“Pasaron 7 años y 5 meses desde su fallecimiento en un calabozo de la Comisaría 12 y queremos que rápidamente se haga la audiencia de control de acusación, previa al juicio oral y público, donde el código marca que no pueden pasar más de dos meses para su concreción”, precisó.

Desde su óptica, “será el momento para sanear al menos algunas cosas, porque este hecho es una violación grave a los derechos humanos y de gravedad institucional y la justicia rionegrina debe darle una respuesta a la comunidad, porque no se puede tardar tanto tiempo en esclarecer esta muerte. No puede ser que solo haya sido investigada por la policía durante los primeros días, durante 20 días no vino ningún juez y ningún fiscal. Cualquier investigación debe ser seria e imparcial, no la pueden hacer los mismos que cometieron el delito”, insistió.

A su lado, Guillermo Garrido, el padre del joven de Epuyén fallecido, también recordó lo sucedido ese día.

Según Schifrin, “están dadas las condiciones para que el juicio se haga en El Bolsón. Hay tecnología y lugares aptos, no estamos hablando de un pequeño poblado de montaña. Si no lo hacen aquí, es porque no quieren que la comunidad se entere de lo que pasó”.

Nota Relacionada: En la última década hubo diez muertes en comisarías de Río Negro

Garrido fue demorado la noche del 13 de enero de 2011, tras protagonizar un choque sin lesionados en el centro de El Bolsón. Trabajaba como cajero de La Anónima en Bariloche y venía de festejar el cumpleaños de su papá en Epuyén. Manejaba un Renault 12 y presuntamente tenía aliento etílico.

A las 21.40 entró a la comisaría. A las 21.45 fue trasladado hasta el hospital local para constatar su estado de salud y, después, regresó alrededor de las 22 a la unidad policial. A las 22.50, hallaron al joven muerto en el calabozo. Tenía 24 años.

Los familiares no creyeron durante años la versión oficial que indicaba que se había suicidado, aunque las pericias y pruebas recolectadas durante la investigación no abonaron la hipótesis de un supuesto homicidio.

“Los juicios que son muy concurridos tienen otra significación”.
Marina Schifrin
El Bolsón

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.