Un detenido por el asalto a una monja en Catriel

Fue visto por dos policías cuando salía corriendo del lugar

27 sep 2007 - 00:00

CATRIEL(ACA)- Un solitario delincuente asaltó a una conocida religiosa de esta localidad, y luego de cometer el ilícito, se dio a la fuga pero a las pocas cuadras fue detenido por efectivos de la Policía de Catriel.

El hecho sucedió el lunes. La victima de este nuevo asalto en la ciudad fue Angela Juanita Lobato, una conocida monja de la localidad con más de treinta años al servicio de la comunidad religiosa, conocida por todos como "la hermanita Nieves".

Según comentaron desde la comisaría Novena, la monja ingresó a su domicilio ubicado sobre calle Pampa y minutos después golpearon la puerta. Cuando la mujer abrió la puerta, se encontró con un hombre encapuchado empuñando un cuchillo y la empujó hacia el interior de la vivienda.

El delincuente le exigió dinero en efectivo en forma amenazante esgrimiendo el cuchillo, por lo que la mujer accedió en forma inmediata a darle lo que tenía en un monedero. El malviviente, al ver que en el monedero había solamente 30 pesos entre monedas y billetes, empezó a pedir más dinero a los gritos.

La mujer, asustada, fue hasta el dormitorio y entregó cerca de 600 pesos que tenía en una billetera.

Luego el asaltante tomó con fuerza a la monja de los brazos para atarla con cinta que se usa habitualmente para embalar,y la religiosa comenzó a gritar pidiendo auxilio, por lo que el delincuente se dio a la fuga.

A pocos metros del domicilio donde se perpetro el robo, dos efectivos de la Brigada circulaban en bicicleta cuando vieron a un hombre correr raudamente. Esto les resultó llamativo por lo que lo siguieron por más de setecientos metros, hasta que el individuo ingresó en una vivienda. Una vez allí, la policía pidió al hombre que saliera para realizarle algunas preguntas.

Cuando se le preguntó el motivo de su apresurada carrera, el sospechoso contestó que lo seguía una patota. Sin embargo, los dos policías lo habían seguido por más de siete cuadras y no vieron a nadie. En ese momento, por radio le comunicaron a los uniformados del asalto ocurrido minutos antes en la casa de la monja y la descripción del delincuente, por lo que en forma inmediata se percataron de que estaban frente al sospechoso del ilícito.

El hombre fue trasladado hasta la comisaría Novena a fin de realizar averiguación de antecedentes .

En la comisaría, el sospechoso habría admitido a los efectivos policiales la autoría del hecho aduciendo que tomó la decisión de delinquir por cuestiones de extrema urgencia, ya que según habría dicho, tiene un pequeño hijo enfermo de cáncer en Buenos Aires donde se le realiza un costoso tratamiento.

En la tarde de ayer, la policía realizó un allanamiento en una vivienda de la localidad. En el lugar, la Policía secuestró un cuchillo (sería el usado para el asalto) dinero en efectivo debajo de un colchón y ropa que sería aportada a la causa para su posterior reconocimiento.

El detenido reside en la ciudad hace tres meses, tiene 34 años y se desempeñaba como cobrador de bonos contribución, según comentaron a este medio desde la comisaría local.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.