Policías presos por presunto vínculo con un robo  

Un oficial y seis agentes de la institución de Neuquén están sospechados de dar apoyo logístico al asalto a una empresa empacadora de fruta de Cipolletti el miércoles pasado.



NEUQUEN (AN).- Siete policías neuquinos fueron despedidos de la fuerza y se encuentran detenidos. La Justicia investiga si los uniformados facilitaron un vehículo a los ladrones que se llevaron la semana última 72 mil pesos que estaban destinados a pagar los sueldos de los empleados de un galpón de empaque ubicado en Cipolletti.

Entre los policías detenidos hay un oficial, responsable de la custodia de los automóviles que son secuestrados, y seis agentes que trabajan en la misma dependencia ubicada en el Parque Industrial.

Este es un nuevo caso que debilita la imagen de la fuerza en la sociedad y se suma a otros, como las condenas a policías golpeadores dispuestas por la justicia la semana anterior (ver aparte).

Para el ministro de Gobierno Educación y Justicia, Jorge Gorosito, el accionar "de unos policías desubicados no afecta la confianza que la sociedad tiene en el resto del cuerpo de la policía".

El funcionario dijo a "Río Negro" que no va a haber "ningún tipo de contemplación con los policías que se desvíen de la ley. Vamos a separar a los que transgredan la ley, justamente para poder preservar la imagen de la policía".

Luego aclaró que no se ha podido determinar si los efectivos detenidos habían participado del robo al galpón de empaque de Cipolletti, pero que continúan siendo investigados por la irregular entrega del vehículo.

El jefe de la policía provincial, comisario Juan Carlos Lezcano, se mostró preocupado por el hecho e interpretó que sí afectó la imagen de la fuerza.

"Es preocupante que ocurran este tipo de irregularidades que afectan la imagen de la policía. De todas maneras estoy conforme con el rapidez con que se esclarecieron los hechos y reitero que no vamos a tolerar que los efectivos cometan irregularidades o ilícitos dentro de la fuerza", aseguró Lezcano en declaraciones a este diario.

La investigación se inició el miércoles último, cuando un grupo comando de cinco personas fuertemente armadas ingresó a un galpón de empaque ubicado en las inmediaciones de Cipolletti y sin ahorrar violencia se robaron 72 mil pesos, destinados al pago de sueldos de los empleados de la planta.

Los delincuentes huyeron en un Fiat Regata, que luego dejaron abandonado en el barrio Santa Clara de Cipolletti.

La policía de Río Negro, al advertir que el vehículo tenía patente de Neuquén (Q-060599), se comunicó con la policía de esta provincia para determinar el origen del vehículo.

Luego de una intensa búsqueda se localizó al propietario del rodado azul que, sorprendido por la noticia, explicó que semanas atrás se lo habían secuestrado a su hijo, por circular sin carné de conducir.

El vehículo tendría que haber estado en el predio que tiene la Dirección de Tránsito en el Parque Industrial, destinado a la ubicación de rodados secuestrados, pero cuando los efectivos llegaron al lugar, junto con el dueño, se constató la ausencia del Fiat Regata.

Inmediatamente la Jefatura de Policía ordenó el pase a disponibilidad del oficial que estaba a cargo del predio, y de seis agentes que también trabajan en el lugar.

El caso también es investigado por personal de la dirección de Asuntos Internos de la Policía que inició una investigación sobre la responsabilidad de los uniformados.

Paralelamente el juzgado de Instrucción Dos, a cargo del Juez Juan José Gago, dispuso el arresto de los siete efectivos policiales.

La causa fue caratulada como Falsificación de Instrumento Público, ya que el oficial dijo que había permitido que el vehículo saliera del predio porque había una orden del un juez de Faltas. Pero los investigadores constataron luego que se trataba de un documento apócrifo.

El vehículo habría salido del predio el lunes último, alrededor de las 18, dos días antes del robo de los 72 mil pesos ocurrido en el galpón de empaque

Además de determinar a quién fue entregado el vehículo, cuándo y bajo qué justificación, los investigadores están tratando de comprobar qué grado de vinculación tienen los detenidos con los cinco ladrones. 

Una larga historia de delitos debilita la imagen de la fuerza

NEUQUEN (AN).- La imagen de la policía se ha debilitado en los últimos tiempos por el comportamiento de uniformados que fueron condenados por apremios ilegales, acusados de integrar bandas delictivas, mafias y hasta de robar ropa en tiendas. Pero el caso más oscuro y sobre el que poco se ha avanzado es el vinculado a la muerte de Teresa Rodríguez en Cutral Co.

El último caso que involucró a policías ocurrió la semana pasada cuando se conoció la condena a tres integrantes dela fuerza de esta ciudad por haberle dado una golpiza a tres jóvenes, el 25 de mayo del año pasado.Esto ocurrió sólo por tener pelo largo.

El miércoles, la Cámara en los Criminal Dos de esta ciudad, condenó al oficial ayudante de la policía, Gustavo Bessone a tres años de prisión en suspenso y a cumplir dos horas semanales de trabajos comunitarios durante dos años por delitos de "vejaciones, daño simple, falsedad ideológica y falsa denuncia".

Además condenó a un año y seis años de presión, a los policías José Canale y Daniel Lara por el delito de vejaciones. Los tres, además fueron inhabilitados por el doble de tiempo de su condena.

Las denuncias más comunes contra policías son de abusos de autoridad, pero resultan difíciles de comprobar, porque los uniformados alegan "resistencia a la autoridad". Dicen que tienen que usar la fuerza, porque los detenidos se resisten.

Otro de los casos recordados fue el de la mafia de los desarmaderos de autos, que tenía locales de ventas de repuestos en la calle Warnes de Capital Federal. En este caso el cabo primero Marcos Santoianni fue condenado a tres años de prisión por asociación ilícita.

También hay casos de robos de mercadería en grandes comercios, por parte de policías de alto rango.

Un sábado por la tarde del mes de junio del año pasado, el por ese entonces jefe de la comisaría Segunda de esta ciudad, Juan Carlos Pino fue descubierto cuando intentaba salir de la tienda Balbi con camisas y corbatas escondidas entre sus ropas. El uniformado fue detenido y pasado a disponibilidad. Coincidencia o no, en este caso también intervino el juez Juan José Gago.


Comentarios


Policías presos por presunto vínculo con un robo