Las obras con fondos municipales, las únicas que resisten en Bariloche

El intendente Gennuso opinó que no es posible hacer grandes obras sin la ayuda de Nación. Con recursos propios, la comuna logró hacer asfalto, puentes, embellecimientos y red de gas, entre otras. Muchas siguen en curso para la próxima gestión.

Bariloche tiene grandes obras públicas con distinto grado de certeza y también trabajos con fondos municipales que, por ahora, son los únicos con garantías de seguir. La preocupación por la advertencia del presidente electo Javier Milei de paralizar y derivar al privado las inversiones, preocupa en la cordillera pero se espera mayor certeza de lo que ejecutará a partir del 10 de diciembre.

El intendente Gustavo Gennuso exhibe sus obras como un logro de gestión, pero admite que “las grandes obras no se pueden hacer sin ayuda de Nación”. Allí se incluye la ampliación del hospital que está en marcha actualmente porque es cofinanciada por provincia, la nueva terminal de ómnibus que tiene un aporte importante del canon del casino, la avenida Bustillo, que no avanza y la segunda línea eléctrica Alipiba II. De esas inversiones en las dos primeras juega un importante rol la provincia que dispuso recursos y gracias a esa inyección siguen activas.

Las grandes obras de tinte nacional no puede dejar de hacerlas el Gobierno nacional, no hay manera de que el Estado funcione”, opinó Gennuso a Diario RÍO NEGRO y acotó: “Entiendo que (Milei) diga que no tiene plata, que tiene que recortar, pero a mediano y largo plazo no se puede interrumpir”.

La contracara de las obras de incierta continuidad son las inversiones municipales vinculadas a planes de asfalto, nuevos puentes, tareas de embellecimiento, entre otras, que son financiadas por recursos propios del municipio y fondos de la Ecotasa. Entre estas hay obras licitadas “llave en mano” y otras en las que el municipio pone la mano de obra propia o a través de cooperativas.

Quedan muchas obras que están en curso y licitadas. Esas van a seguir”, afirmó Gennuso a diez días de traspasar el gobierno al sindicalista Walter Cortés.

La Ruta 79 (camino viejo a Catedral) tiene concluida una primera etapa y resta el segundo tramo hasta la conexión con Bustillo. Todo con recursos municipales. Foto: Chino Leiva

Enumeró que está en curso con fondos propios la Ruta Provincial 79 (camino viejo a Catedral); la colectora de la avenida Juan Herman; pavimentación de la calle Juramento y tareas en los paseos, con fondos de la Ecotasa; el puente del Ñireco -que podría estar concluido antes de dejar la gestión- y quedó para instalar el puente de 50 metros de la calle Wiederhold, que fue comprado por el municipio luego de varios intentos fallidos de lograr financiamiento provincial o nacional. El próximo intendente deberá licitar la construcción de pilares e instalación.

Además, antes de dejar el municipio, Gennuso firmó el convenio y pagará el anticipo financiero para la cuarta etapa de la red de gas de Villa Lago Gutiérrez que cruzará la Ruta 40 hacia los barrios que están al pie del cerro Ventana.

La calle Juramento está en plena obra, en el centro de Bariloche, con recursos de la Ecotasa. Foto: Chino Leiva

El monto global de la inversión municipal no se puede precisar porque “hay redeterminación de precios en toda la obra y en algunos casos duplican el presupuesto inicial”, dijo Gennuso. Explicó que el municipio tiene un sistema de actualización de precios con una fórmula similar a la que rige a nivel provincial para evitar contratiempos y trámites extra. Esta situación salda los problemas que en los últimos años se repitieron por la falta de redeterminación de valores de las obras que tienen fondos nacionales, cuyas diferencias las absorbió el municipio, como el caso de la ruta de acceso a Colonia Suiza.

Tuvimos mucha suerte con la recuperación de las finanzas para hacer obra propia que tiene dos ventajas, una que decidís qué querés hacer, y otra es que es mucho más ágil no solo en la redeterminación sino en cada documentación que hay que hacer”, indicó el intendente que se lamentó que en Bariloche no se logra aplicar las obras por recupero salvo pocas excepciones porque “los vecinos se niegan a pagar, si fuera distinto hubiésemos hecho mucho más”, señaló.

Gennuso destacó que durante sus dos gobiernos (2015-2019/ 2019-2023) se lograron revertir dos situaciones financieras importantes en el municipio. “Cuando entramos era todo para sueldos, ahora es el 57 o 60 por ciento” para cubrir la masa salarial, afirmó y valoró que además “es el único municipio en la provincia que tiene ingresos propios más altos de lo que nos paga la coparticipación, casi en una proporción de un 60 a 40 por ciento, eso da mucha libertad de acción”.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios