Pontaquarto ratificó la reunión en la Rosada

El "arrepentido" manifestó que la justicia comprobó la reunión que se realizó el 30 de marzo de 2000 "por "los llamados telefónicos de los celulares de los senadores Alsino, Tell, Genoud, Flamarique, y De Santibáñes que se encontraban en Casa de Gobierno entre las 12 y las 13,30".

#

 BUENOS AIRES (DyN) - El "arrepentido" ex secretario parlamentario Mario Pontaquarto ratificó hoy haber participado junto del entonces presidente Fernando de la Rúa de un encuentro en la Casa Rosada para acordar el pago de sobornos a senadores justicialistas y radicales para la aprobación de una ley laboral. 

 El juez federal Daniel Rafecas procesó a De la Rúa por presunto cohecho a partir del testimonio de Pontaquarto, y de haber comprobado la reunión mediante una investigación sobre las empresas de telefonía celular. "Efectivamente estábamos en la celda -la antena que utilizan los celulares- de la Casa de Gobierno. Además, hay más de nueve llamados telefónicos ese día entre Flamarique, Santibáñes, Genoud y De la Rúa", precisó en declaraciones a las radios Continental y América.

Pontaquarto dice que Rafecas "comprobó fehacientemente lo que yo venía diciendo: que el Presidente no era ajeno al pago de las coimas para la sanción de la ley de reforma laboral", y que "después se comprueba y corrobora que estuve en la SIDE y retiré el dinero de allí, y lo tuve en mi casa una semana". "Es el error más grande que cometí en mi vida. Fui parte de un sistema perverso de tarifarla política dentro del Senado. Me tocó estar y no saber salir en el momento en el que debí haberlo hecho", se lamentó.

Asimismo, aseguró que su arrepentimiento no es una especulación "sobre si la pena es menor para el que habla. En el momento que tomé la decisión de enfrentarme a la justicia para hacer la denuncia no especulé con todo esto: no sabía hasta dónde se iba a llegar, si me iban a creer".

Cuando se le preguntó por qué participó del presunto pago de coimas, respondió: "Yo no podía decir que no. No era temor a perder mi trabajo como secretario de la Cámara: el hecho que dijera que no significaba que podían tomar alguna represalia después, para ellos iba a ser una persona peligrosa que hablara".


Comentarios


Pontaquarto ratificó la reunión en la Rosada