Por ahora el campo está a salvo en la región

Las miradas están puestas en el comportamiento del volcán, pero la ceniza caída hasta ahora no causó mayores dificultades para los productores de animales en Río Negro y Neuquén.



#

Apenas visibles están los animales en la Región Sur, pero ayer por la noche el escenario estaba más despejado. Foto: José Mellado

Erupción del volcán calbuco

La Región Sur tuvo ayer una jornada de pleno sol y sin presencia de viento, situación que levantó un poco el ánimo de los productores que aún tienen muy presentes los nocivos efectos de la ceniza del Puyehue y se resisten a vivir una situación similar ante la erupción del volcán Calbuco.

Luego de que este volcán entrara en erupción y se observara la presencia de ceniza volcánica en la zona, las esperanzas de los campesinos parecían esfumarse. El temor y la desazón se apoderaron de los productores que temen padecer las consecuencias que dejó la ceniza volcánica en el 2011. Los efectos de la intensa sequía de ocho años fueron agravados en magnitud por la caída de cenizas a partir de las erupciones de los volcanes Chaitén y, principalmente, Puyehue. Tal es así que de contar con aproximadamente 2.500.000 de cabezas ovinas y caprinas antes del inicio del período de sequía, el stock regional decayó a 1.850.000 al principio y a menos de la mitad en la actualidad. Asimismo, han quedado marginados del sistema aproximadamente el 30% de los productores.

Pero, en esta oportunidad, todo hace suponer que esta situación no se repetirá. Hoy el escenario es distinto. Después de las lluvias del año pasado y la falta de animales, los campos han recuperado la capacidad forrajera. Además la nube del volcán se ha dispersado y la caída de ceniza no fue tanta como cuando erupcionó el Puyehue. "Soy optimista y creo que, por cómo se están dando las cosas hasta ahora, no va a suceder lo mismo", sostuvo el director de Ganadería de Río Negro, Tabaré Bassi.

El funcionario admitió que si el comportamiento del volcán Calbuco se torna más complejo y los vientos trasladan el material volcánico para territorio argentino, más concretamente hacia la Región Sur, lógicamente la situación agropecuaria se verá muy afectada.

En Neuquén, la Sociedad Rural recomendó a los ganaderos que eviten realizar movimiento de ganado mientras exista polvo en suspensión. El presidente de la entidad, Martín Zimmermann , indicó que "no es mucho más lo que se puede hacer" y lamentó que los sitios de crianza de animales se encuentren cubiertos de ceniza.

"Hablé con productores de los departamentos Los Lagos, Lácar, Huilliches, Collón Cura, Aluminé y Catán Lil y detectamos que la zona de caída de ceniza es mucho más grande que la vez anterior, con menos ceniza", dijo Zimmermann en diálogo con LU5.

> Las manzanas fueron afectadas

Las cenizas del volcán Calbuco están afectando la recolección de fruta sobre el final de la temporada de cosecha. En la planta queda hoy la mayor parte de manzana de la variedad Cripps Pink, que cumplen las normas de calidad para poder venderse bajo el nombre de comercial de Pink Lady, algo de manzana Granny Smith y Fuji.

El daño se da como consecuencia de que la ceniza se deposita en la superficie del fruto y el contacto entre manzanas en el bins o el pasaje de ellas por la máquina de clasificación daña la epidermis del fruto generando lo que se denomina el rolado en los frutos.

Disponibles para cosechar de estas tres variedades quedan a esta altura del año unos 40 millones de kilos en las plantas. “El daño va a existir, pero su nivel dependerá del manejo que se haga en cosecha como dentro del galpón”, confió Juan Martín Rosauer, productor y exportador de Pink Lady.

El empresario dio dos alternativas para morigerar el daño que están generando las cenizas sobre la fruta que todavía está en la planta lista para ser recolectada.

Una de ellas es lavar la fruta antes de pasarla por la máquina para eliminar así el sílice que existe en la ceniza depositada sobre el fruto. La segunda alternativa, usar las curadoras con aire para ‘sopletear’ las plantas antes de realizar la cosecha.

“Al no existir antecedentes sobre este tema es difícil definir un nivel de daño económico con un valor determinado”, destacó Rosauer. Teniendo en cuenta que es muy poca la fruta que queda por cosechar en la planta, los números negativos generados por la ceniza no serán graves salvo aquellos productores o empresas que tengan una alta concentración en su matriz productiva de Pink Lady y Granny Smith. (Redacción Central)


Comentarios


Por ahora el campo está a salvo en la región