Por ahora no habrá "efecto Barrionuevo"



El sindicato gastronómico no buscará, al menos por ahora, replicar en Río Negro la división de la CGT que se produjo a nivel nacional después de la ruptura entre Hugo Moyano y Luis Barrionuevo.

A pesar de la pertenencia de Rubén Belich -titular de la CGT provincial- al gremio de Camioneros que lidera Moyano, la UTHGRA local no propiciará una fractura en el distrito, según anticipó ayer su máximo referente, Ovidio Zúñiga.

De todas maneras, el ex diputado nacional reclamó mayor organización para la central sindical, advirtiendo que desde el año pasado se está profundizando la distorsión entre las responsabilidades políticas y gremiales de los dirigentes rionegrinos.

"Entendemos que las cuestiones político partidarias deberían pasar por las 62 Organizaciones y la CGT seguir con las cuestiones salariales", sostuvo Zúñiga desde Bariloche.

El dirigente aseguró que el mapa sindical de Río Negro muestra "una importante confusión", porque "hay muchos gremios que se oponen a Belich pero están con Kirchner".

El secretario general de la Uthgra provincial estuvo en primera fila cuando Luis Barrionuevo lanzó la CGT disidente, también identificada como la línea Celeste y Blanca. "Seguro que en el interior habrá 'decantamientos', pero no sé cómo va a termina acá. Tenemos una buena relación con Belich, pero las cuestiones políticas se mezclan mucho con las sindicales", insistió.

En este sentido, recordó que rumbo a las elecciones provinciales del año pasado "sólo unos pocos gremios no jugaron con (Miguel) Saiz en la Concertación" y "desde Gastronómicos fuimos los únicos que nos opusimos a ese acuerdo en un plenario".

"Los gremios de la Fruta y el Hielo no levantaron la voz en ese momento. Eran todos transversales y no acompañaron a (Miguel) Pichetto, pero ahora aparecen en la vereda opuesta al secretario general de la CGT provincial", ratificó.

(Redacción Central)


Comentarios


Por ahora no habrá "efecto Barrionuevo"