Por primera vez se estrelló un Concorde: 113 muertos

Cayó a poco de despegar del aeropuerto Charles De Gaulle, de París. Dudan de la continuidad de la única nave supersónica de pasajeros.



PARIS.- Por lo menos 113 personas murieron, en su mayoría alemanes, tras estrellarse ayer un avión supersónico Concorde contra un hotel cerca de París, después que se incendiara uno de sus motores. La tragedia echó un velo de incertidumbre sobre el futuro de la nave de pasajeros más veloz y hermosa del mundo.

Hubo un sobreviviente entre las 110 personas que viajaban a bordo de la aeronave, que cayó a tierra poco después de partir del aeropuerto Charles de Gaulle. La aeronave se estrelló a las 16.40 hora local (11.40 de Argentina) contra el hotel Relaise Bleu, cuyo edificio se incendió. Cuatro de los muertos eran personas que estaban en tierra cuando el avión se estrelló cerca de la población de Gonesse, al suroeste del aeropuerto.

Unos 80 cadáveres habían sido rescatados a primera hora de la noche de ayer, aunque no se descartaba el hallazgo de más cuerpos. Una capilla ardiente estaba instalada en el polideportivo de Gonesse, a donde acudirá hoy el presidente francés, Jacques Chirac, quien, como el primer ministro, Lionel Jospin, expresó sus condolencias al canciller alemán, Gerhard Schroeder, y a las familias de las víctimas.

El aparato tenía como destino el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York. Entre los pasajeros había 49 mujeres, 47 hombres y tres niños. Air France informó además de un pasajero estadounidense.

El vuelo había sido fletado por un operador alemán para transportar a turistas alemanes que debían hacer un crucero por el Caribe hasta Ecuador. A pesar del trágico siniestro, el primero en la historia de un avión Concorde, las vacaciones en el lujoso barco “MS Deutschland”, tendrán lugar en atención al resto de los clientes.

Casi desde el primer momento, los testigos, y luego Air France, indicaron que uno de los cuatro reactores del Concorde estaba en llamas en el momento del despegue.

Una fotografía del avión en el aire lo muestra con una larga llamarada seguida de una estela de humo negro en la parte trasera.

Aparentemente, al darse cuenta del problema, los pilotos intentaron tomar altura para dar la media vuelta y volver a aterrizar, pero el supersónico Concorde quedó desequilibrado y cayó.

El experto en aviación Francois Granger señaló a la televisión “LCI” que el hecho de que un motor estuviera en llamas indica una avería técnica y explicó que el fuego pudo propagarse con mucha facilidad al otro motor gemelo, lo que implicaba la “pérdida irremediable” del avión.

Anoche, a las 22 (hora de París) los investigadores encontraron las dos cajas negras que fueron entregadas a la Fiscalía del departamento de Vald”Oise. Los expertos pueden tardar entre 24 y 48 horas en descifrar los datos de las cajas, que registran las conversaciones en la cabina de pilotaje.

Testimonios

Un testigo que pasaba por el aeropuerto Charles De Gaulle en el momento del accidente dijo a Radio France que uno de los motores estaba en llamas antes del accidente. El piloto Sid Hare dijo a la cadena de televisión estadounidense CNN que los motores del aparato hacían dos o tres veces más ruido que lo normal y que una bola de fuego salía de la cola del avión.

“Era una enorme bola de fuego, como una pequeña bomba atómica, fue realmente una visión espantosa”, dijo Hare. “Uno de los cuatro motores del avión obviamente tuvo una falla catastrófica. Había una cola de fuego de 200 a 300 pies (60 a 100 metros) detrás del avión”.

“El avión pasó muy bajo frente a la oficina e intentó recuperar altitud con mucha dificultad. Sobrevoló la autopista por la izquierda y se estrelló del lado de Gonesse”, añadió Stephane Prevost, responsable de una empresa en Roissy.

El accidente “conmocionó” al canciller alemán, Gerhard Schroeder, informó un portavoz del gobierno de Berlín.

El presidente francés, Jacques Chirac, expresó su “intensa emoción” después del accidente, indicó su portavoz.

El presidente estadounidense, Bill Clinton, la reina Isabel II de Inglaterra y el primer ministro británico, Tony Blair, los reyes de España y el gobierno español, enviaron sus condolencias al presidente francés y al canciller alemán Gerhard Schroeder. A su vez, en una declaración emitida ayer en Nueva York, Air France lamentó oficialmente el accidente. (EFE, Reuters, Télam-SNI, DPA)


Comentarios


Por primera vez se estrelló un Concorde: 113 muertos