¿Por qué dos actos antes de la ronda de las Madres?

Por Jesús Escobar (*)



Eramos varios los sectores que entendíamos que este año la marcha de la resistencia debía cobrar un especial impulso debido a la ofensiva de Sobisch contra los derechos humanos. Fue así que confluimos en una multisectorial para la organización de un acto previo a la ronda de las Madres. Allí se planteó la elaboración de un documento en conjunto para evitar una larga lista de oradores. Estuvimos de acuerdo.

La polémica se abrió al momento de definir los ejes del documento. La posición del Movimiento Barrios de Pie y de Patria Libre fue que el documento debía centrarse en la oposición a Sobisch, no sólo por entender que ése es el eje que nos unifica a todos, sino porque consideramos que en la derecha liberal se encuentra nuestro enemigo principal. La otra posición, sostenida por la CTA, la dirigencia de Zanon y resto de los partidos de izquierda, fue que se debía poner como eje no sólo a Sobisch sino también al presidente Kirchner, planteando que este presidente es más de lo mismo.

Frente a la imposibilidad de acordar un documento único propusimos marchar todos juntos, pero con dos documentos. Esta propuesta fue rechazada por la multisectorial, desnudando de esta forma una cuota de totalitarismo y poca tolerancia a la pluralidad de ideas. Fue así que, habiendo agotado todas las instancias para confluir todos juntos, nos vimos obligados a elaborar un segundo documento para ser leído en otro acto.

 

La polémica y nuestra posició  

Habría que recordarles a aquellos que plantean que Kirchner es más de lo mismo que fue en este gobierno que se recuperó la ESMA y se anularon las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, banderas por las que el pueblo argentino lucho por décadas. Que fue este presidente quien removió la cúpula del Ejército y la Policía Federal y forzó una autocrítica de la Marina. Que fue este presidente quien en la asamblea de la ONU planteó que los argentinos somos hijos de las Madres de Plaza de Mayo y se entrevistó con ellas. Pero bueno, a pesar de esto hay quienes creen que Kirchner tiene la misma política de DD. HH. que Menem y De la Rúa. Sin duda no hay peor ciego que el que no quiere ver.

En el documento conjunto que firmaron la CTA, los dirigentes ceramistas y el resto de los partidos de izquierda, entre otros, se afirma:

“Denunciamos que el gobierno nacional incumple las promesas electorales, pagando una deuda ilegítima y fraudulenta a costa del hambre y la miseria del pueblo argentino. El gobierno nacional mantiene una política económica y una inicua distribución de la riqueza, que continúa engrosando unos pocos bolsillos y empobreciendo a toda la población”.

 

A eso respondemos:

pobreza y distribución de ingreso  

Vamos a los datos concretos: ¿cómo evolucionó la distribución de ingresos en la Argentina entre mayo del 2003 y el primer semestre del 2004? El primer quintil, el de los hogares más humildes, creció 4,8%, el segundo quintil ganó el 4,7%, el tercer quintil 3,8% y el cuarto quintil no tuvo cambios, mientras que el quintil de hogares de ingresos más altos perdió el 2,5%. Por otro lado tanto la pobreza como la indigencia se redujeron en casi 10 puntos desde que asumió este presidente. Estos resultados de un año y medio de gestión están muy lejos de resolver los problemas principales que aquejan a nuestro pueblo después de 30 años de destrucción neoliberal, pero lo más importante es que se logró quebrar una tendencia y se ha plantado el primer mojón para empezar a remontar la cuesta.

 

La deud  

El discurso asumido por las administraciones que nos gobernaron en las últimas tres décadas estaba centrado en que el país debía honrar la deuda contraída. Este gobierno desde que asumió instaló otro discurso: no vamos a pagar la deuda con el hambre del pueblo.

El planteo actual respecto de la reestructuración en curso es que primero deben estar garantizados los recursos para sostener el desarrollo económico del país y en función de eso se decide qué es lo que se puede pagar. Y desde la perspectiva del capital financiero, representada descarnadamente por el FMI, el objetivo es exactamente opuesto: recortar todo lo posible el excedente que quede en el país y en particular quede en manos del Estado. De ahí que en la discusión con el FMI no sólo esté lo que se paga y cómo, sino otros aspectos esenciales de la política económica, como las tarifas de servicios de las privatizadas, la privatización total del sistema financiero, la reforma del sistema impositivo para hacerlo más regresivo aún, la instrumentación de una nueva ley que ahogue las autonomías provinciales, a lo que hay que agregar la participación directa en el debate sobre la magnitud de la oferta a los bonistas. Todas estas exigencias fueron rechazadas por el gobierno y motivaron la suspensión transitoria del acuerdo con el FMI. Esto permitió sacar del medio esos temas por varios meses, dándole sustentabilidad y continuidad al dinamismo del mercado interno, que sigue siendo la base del crecimiento actual y que permitirá aprovechar la favorable perspectiva del sector externo, en el camino de impulsar un desarrollo nacional capaz de iniciar la desconexión de la lógica neoliberal que predomina en el escenario internacional.

 

Apuntalar un nuevo proyecto nacional

 

Estas razones avalan nuestra posición de oponernos férreamente a las políticas del gobierno neuquino y debatir con aquellos compañeros que paradójicamente coinciden con Sobisch en la intención de desgastar a Kirchner.

Nuevamente la historia nacional nos pone a los hombres y mujeres de izquierda un enorme desafío por delante. Debemos interpretar cabalmente los tiempos que corren si queremos ser parte de la reconstrucción de este nuevo proyecto nacional.

 

(*) Diputado provincial neuquino

Corriente Patria Libre


Comentarios


¿Por qué dos actos antes de la ronda de las Madres?