Por qué no disminuye



Los datos oficiales reflejan que la economía se recupera y trata de salir en forma definitiva de las sombras en las que quedó sumergida en los últimos años, aunque es mucho más lento el ritmo de creación de empleos.

Las números del desempleo siguen sin abandonar la categoría de drama para una buena parte de la población, que no encuentra su lugar en el mundo del mercado de trabajo.

Los números son elocuentes: si se tienen en cuenta la desocupación y la subocupación, y los que tienen planes Jefes y Jefas de Hogar, en el país hay más de 3 millones de personas con problemas de empleo.

A este escenario hay que agregarle la gran franja de trabajo informal, la cual condena a miles de argentinos a un horizonte incierto.

Hay otra razones para explicar por qué el índice no puede bajar del 14% y una de ellas es que las empresas prefieren dar horas extras a sus trabajadores antes que contratar a nuevos empleados. También hay que tener en cuenta que las compañías cada más tecnificadas ya no necesitan de grandes contrataciones.

“Fábricas sin obreros”, parece ser la consigna en esta “Galaxia Tecnológica”.

Es en este marco donde se pueden prever mayores problemas a futuro ante el aumento de la población.

Se puede preveer, entonces, que en la Argentina el desempleo solo puede bajar a niveles de un dígito en algunos años siempre y cuando que se mantenga el fuerte ritmo de crecimiento de la actividad. Y el aumento de la producción se podría dar si se acrecienta el nivel de inversiones.

Los últimos datos del desempleo muestran que a pesar del ligero descenso, la desocupación se ha convertido en un serio problema estructural. Pero si se ahonda un poco más en la estadística se podrá colegir en que los empleos generados en el último año responden a ocupados de escasa calificación y de una remuneración acorde a ella. En otros términos, los salarios de muchos trabajadores no alcanzan a cubrir la canasta básica de consumo alimentario, lo cual coloca a miles de trabajadores bajo la línea de pobreza y en situación de alta vulnerabilidad social.

  Nota asociada: No se pudo bajar el desempleo, pese al crecimiento de la actividad económica  


Comentarios


Por qué no disminuye