“Por ser un buen trabajador se encontró con la bomba”




“El destino es el destino y al destino no lo tuerce nadie”, aseguró ayer conmovido el gobernador Alberto Weretilneck al recordar el momento en que José Maciel comenzó a trabajar en el municipio cipoleño. “Lo encontré buscando metales para vender. Lo mandé a buscar y le dije que no podía seguir haciendo eso por su edad y que se venga a trabajar a la municipalidad”, relató el entonces intendente. “Se imaginan que para el barrido y la recolección de residuos no se toma gente grande por el esfuerzo que implica pero a don Robinson Mora (el encargado del área) le cayó bien porque era una persona seria y responsable y bueno, lo tomamos. En la municipalidad hay una costumbre que a los mejores barrenderos los traemos a la zona céntrica. Maciel estaba en la calle Brentana y como era buen barrendero lo trajeron a este circuito. Esa madrugada empezó en la esquina, llegó hasta Alem por las dos manos y volvió. Era tan buen trabajador que cuando estaba acá sus otros compañeros estaban dos cuadras atrás. Por haber venido tan rápido se encontró con la bomba. Esto me produce una tristeza y una angustia enorme potenciado porque era una persona íntegra”, lo recordó. (AC)


Comentarios


“Por ser un buen trabajador se encontró con la bomba”