“El fútbol me dio felicidad”

Mario Cota Álvarez, un emblema

de la ciudad.

Una charla a fondo con el exdelantero sobre su carrera.

09 jul 2013 - 00:00

Ahí está. La “9” azulgrana del Deportivo Quito que me regaló en un receso de Ecuador, apilada junto a la del “Chispa” Coldeira –exarquero de Arsenal– y la flamante adquisición de mi colección: la de Xavi Hernández del Barça con los colores de Catalunya.

Salí en busca de historias y en su casa me esperaban Mario Jorge Álvarez y sus anécdotas.

“El Cota”, con 47 años encima y un currículum como jugador envidiable (recorrió el país, jugó en varios países de Sudamérica, México y Albania), es un emblema deportivo para Choele, que siempre tiene cosas para contar.

Con su amabilidad habitual, me hizo pasar hasta el quincho y allí charlamos de fútbol.

“Con mis hermanos comenzamos a jugar en Sportsman donde me divertía mucho y luego de aquella seguidilla de cuatro títulos consecutivos, y siendo muy chico me fui a Cipolletti. Formé parte de aquel plantel que finalizó tercero en el Nacional B pero que descendió por el promedio, aunque ese paso me sirvió para que Bella Vista me llevara”

“Después Jorge Ledo (recordado presidente de Olimpo), con quien luego armé una gran amistad, me llevó a Olimpo en el 94 y ascendimos al Nacional B. De ahí a Atlético Tucumán donde aún mantengo el récord de 29 goles en un torneo”.

No hay mejor momento para un exjugador que mostrar sus tesoros, camisetas, fotos, anécdotas...

“A México fui para reforzar a ‘Los Pumas’ de la UNAM y allí estaba Jorge Campos, Campito, el arquero de la selección con quien hice una gran amistad, Cristian Zermatten y el DT era Roberto Saporiti. La meta era salvarnos del descenso y fue tan buena la campaña que llegamos a las semifinales”, recuerda.

Eran épocas de trotamundos y el fútbol lo llevó nuevamente a Atlético Tucumán y Olimpo, también Independiente Rivadavia y Cipolletti, para luego armar las valijas con destino a Ecuador.

Sus últimos pasos lo tuvieron jugando en la liga de Dorrego con para Villa Rosa y el retorno a su primer amor: Sportsman.

No tuvo una despedida multitudinaria, pero eso a su corazón, poco le importó. Se dio el gusto de jugar la liga Avellaneda y dos torneos del Interior. “Sigo despuntando el vicio pero en los veteranos, donde me sirve para divertirme. Soy un agradecido de mi paso por el fútbol, me dio mucha felicidad”.

El Cota volvió a acomodar las camisetas en esa caja en forma de arcón a la espera de otro curioso.

Textos: Sergio Escalante

Fotos: Daniel Agostinelli

Edición: Joaquín Peralta

13 son los clubes por los que pasó el Cota

Sportsman (2 etapas), Cipolletti (2), Bella Vista de Bahía Blanca (2), Independiente y Villa Mitre de Río Colorado, Olimpo (3), Atlético Tucumán (2), UNAM, Independiente Rivadavia (Mendoza), Barcelona (Ecuador), Dynamo (Albania) y Villa Rosa.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.