Powell enfrenta su "misión imposible"

Intentará el cese del fuego entre palestinos e israelíes. Hoy dialoga con Sharon



En la etapa decisiva de su "misión imposible", el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, llegó ayer a Israel para intentar lograr, como primer paso, el retiro de las tropas israelíes de Cisjordania durante una reunión que mantendrá con el premier Ariel Sharon.

El primer ministro israelí Ariel Sharon mantuvo ayer su línea dura, al reafirmar horas antes de la llegada del secretario de Estado norteamericano que no piensa retirar inmediatamente a sus tropas de las ciudades palestinas que ocupan en Cisjordania.

Inflexible, Sharon dijo que había "prevenido a los norteamericanos que el ejército israelí no se retirará de Belén, Jenín, Naplusa y Ramallah, mientras los terroristas que se encuentran allí no se rindan".

Al hablar durante una reunión con policías cerca de Tel Aviv, el jefe de gobierno israelí también rechazó el despliegue de una fuerza internacional de interposición entre israelíes y palestinos. Sharon "se opone totalmente a una iniciativa semejante, pues una fuerza (de interposición) sólo protegería a los terroristas y perturbaría nuestras operaciones en su contra", explicó un responsable israelí, precisando que, en cambio, el primer ministro no se opone al despliegue de observadores norteamericanos. 

El ejército israelí anunció ayer que desde el lanzamiento de su ofensiva en Cisjordania, el 29 de marzo, detuvo a más de 4.000 palestinos, de los cuales una cantidad que no fue precisada, fueron puestos en libertad.

Más de la mitad de estas personas fueron arrestadas ayer en Jenin, feudo tradicional de los extremistas palestinos de Hamas. En un comunicado, el Ejército precisó que 4.185 palestinos han sido detenidos hasta ahora, de los cuales 121 son presuntos "activistas".

Sólo ayer fueron detenidas 2.107 personas, 685 de ellas en el campamento de refugiados de Jenin, donde se produjeron violentos combates a lo largo de toda la semana en los que han muerto más de una veintena de soldados y un centenar de palestinos.

Precisamente ayer, unos treinta palestinos armados de los que se encontraban atrincherados en el campamento se han entregado ya, según ha confirmado un portavoz militar, al tiempo que añadía que el Ejército no está seguro de que se hayan rendido todos.

Powell arribó a Israel con un diagnóstico claro para hablarle a Sharon, quien se niega a cumplir la convocatoria de la comunidad mundial de retirar sus tropas. También tiene previsto reunirse el sábado en Ramallah con el líder palestino, Yasser Arafat.

"Mientras prosigan las incursiones israelíes, los problemas permanecerán. Habrá todavía gente decidida a recurrir a la violencia y a los atentados suicidas. La violencia, la rabia y la frustraciones que alimentan todo esto continuarán si no se pone en marcha un proceso negociador", dijo Powell.

Por su parte, Arafat rechazó un plan de Estados Unidos para detener la ofensiva israelí a cambio de otorgar a Israel el derecho de invadir Gaza y Cisjordania en el futuro.

Se rinden milicianos en Jenin

Mientras tanto, en el campo de refugiados de Jenin, escenario durante tres días de una sangrienta batalla, los últimos milicianos palestinos se rindieron en la madrugada de ayer

En Jenin murieron 22 de los 29 soldados israelíes caídos durante la Operación Muro de Defensa.

Después de haber pedido la mediación de "B"tselem, la asociación israelí para la defensa de derechos humanos en los territorios, se entregaron 29 palestinos, entre ellos tres heridos, a los soldados israelíes.

"El temor de ellos es que, luego de ser arrestados, puedan ser asesinados como les pasó a otros compañeros. Pero los jefes militares han garantizado que los 29 detenidos no tienen de qué preocuparse", declaró Lior Yavne, portavoz de "B"tselem.

Ultimada la ocupación del campo de refugiados de Jenin y mientras en las ciudades del norte de Cisjordania fueron muertos por lo menos cinco palestinos (un matrimonio, un niño de 13 años y un campesino), el ejército israelí anunció el retiro, el miércoles por la noche, de 24 localidades cisjordanas.


Comentarios


Powell enfrenta su "misión imposible"