Pragmatismo peronista



El gobierno argentino señaló que trabaja para construir una nueva relación con el FMI. La excusa que pone para sostener este drástico cambio de posición frente al organismo multilateral es la presencia de Dominique Strauss-Kahn al frente del mismo.

Pero la realidad es que la Argentina se encuentra acorralada ante la imposibilidad de financiarse y, frente a ello, intenta negociar con el FMI para destrabar los más de 8.000 millones de dólares que hoy están disponibles como crédito para el país.

El costo político de este cambio de posición deberá ser asumido por la nueva administración Kirchner. Pero, en ese sentido, el peronismo siempre mantuvo su línea de pragmatismo: "Si es necesario, se negociará y se llegará a un acuerdo", confió una alta fuente de Economía. Ésta será, tal vez, la única muestra de discontinuidad que tendrá el nuevo gobierno respecto de lo actuado por Néstor Kirchner. Pero se debe tener bien claro que el cambio que se observa en la relación que mantendrá el gobierno con los organismos internacionales no está dado por la convicción de integrarse al mundo sino, más bien, por una cuestión de necesidad.

(Redacción Central)


Comentarios


Pragmatismo peronista