Preocupa al gobierno la alianza Menem-De la Sota

El entorno presidencial se mostró muy preocupado por la gestación de una supuesta alianza entre Carlos Menem y el mandatario cordobés, tendiente a desgastar a Eduardo Duhalde.

Buenos Aires (ABA).- Carlos Menem y José Manuel de la Sota podrían haber pactado una estrategia común con el objetivo de desgastar al gobierno de Eduardo Duhalde, según contó a "Río Negro" un senador nacional muy cercano al Presidente. La versión, dice la fuente, llegó a la Casa Rosada a principios de esta semana: a su regreso de México, donde pasó su postergada luna de miel, el ex presidente y el gobernador cordobés se habrían reunido en la ciudad de La Rioja para cerrar una alianza que los reinstale en la interna justicialista.

Los hombres del Presidente están preocupados. Creen que la situación social está en hervor y cualquier operación hará que "salte la tapa de la olla". Incluso, la SIDE tendría un informe donde se advierte que existe un fuerte "activismo político" que intenta impulsa nuevos saqueos en el Gran Buenos Aires. El jueves, también había nerviosismo en el despacho presidencial por el nuevo cacerolazo que se estaba preparando para hoy.

"Es cierto que la gente está enojada, y tiene razón. Pero no sería extraño que atrás de los conflictos sociales esté la mano del menemismo; no es la primera vez que sucedería", señaló el senador. Luego agregó: "Yla verdad es que le Gobierno todavía está muy débil. No sé se Duhalde se puede bancar media docena de muertos".

¿Cuál sería el interés de José Manuel de la Sota en esta alianza? El gobernador cordobés es el candidato presidencial que salió peor parado en la interna partidaria. Cayó en desgracia cuando Adolfo Rodríguez Saá, al renunciar a la presidencia, lo acusó de provocar su alejamiento promovido por "intereses particulares". Desde entonces, De la Sota perdió el tibio respaldo del denominado Frente Federal, la agrupación que reúne a los gobernadores del PJ de las provincias "chicas", que lo culparon por el fracaso del mandatario que ellos habían elegido. Hoy, el cordobés es visto por sus pares como un "traidor".

La situación de su provincia, por otra parte, es muy complicada. Y podría explotar en el corto plazo. El gobierno de Córdoba acumula una deuda pública de 1700 millones, dolarizada, y le debe a sus proveedores más de 350 millones. La semana pasada, De la Sota logró que Jorge Remes Lenicov le girara 50 millones de pesos en Lecop, que llegaron el miércoles y serán utilizados para pagar sueldos atrasados. Pero en pocos días deberá afrontar los sueldos de enero.

"De la Sota sabe que no llegará bien parado a las elecciones del 2003, porque la provincia está quebrada. Necesita que haya elecciones anticipadas", acusó un funcionario duhaldista.

Menem, por su parte, continúa la dura disputa con su enemigo eterno, Eduardo Duhalde. Después de calificarlo de "gobernante inepto", el todavía jefe del peronismo no pierde oportunidad para defenestrar el plan económico y proponer la dolarización como única salida.

Desde el menemismo se señala también que "Duhalde tiene mucho que ver en esta nueva etapa de agresividad contra nosotros", como señaló el diputado riojano Adrián Menem. Se refiere, claro está, a las versiones sobre los millonarios costos de la luna de miel que pasó el ex presidente y, sobre todo, a la supuesta aparición en Suiza de cuentas donde el caudillos riojano tendría depositados más de 10 millones de dólares.

"Una alianza entre De la Sota y Menem sería terrible para Duhalde. Porque por más que ellos no juntan tantas voluntades en el Justicialismo, tienen un alto poder de activismo y son fuertes haciendo operaciones", especificó el senador, que responde al Frente Federal pero que tiene una excelente relación con el actual presidente.

¿Cuál es el deseo compartido? Que, ante el fracaso de su gestión, Duhalde se vea obligado a convocar a elecciones anticipadas. Los diputados menemistas repiten un chiste en los pasillos del Congreso: "A Duhalde le dicen semana santa, porque no se sabe si cae en marzo o en abril".

Críticas de López Murphy, quien ya piensa en un frente opositor

El ex ministro de Economía Ricardo López Murphy sostuvo que el presidente Duhalde es parte de una coalición que precipitó la caída de De la Rúa, "junto al ex presidente Raúl Alfonsín, al diputado radical Leopoldo Moreau y a buena parte del Frepaso".

El fugaz ex ministro de De la Rúa afirmó además que el "corralito" financiero es "una estrategia muy peligrosa" y que "la fiesta" la pagarán los ahorristas, al tiempo que acusó a quienes -según dijo, sin más precisiones- quieren "dar vuelta" la democracia "e ir a las utopías sangrientas caídas de la Europa oriental".

López Murphy formuló estas acusaciones al disertar en la Fundación Libertad, en Rosario, y reconoció su intención de conformar una coalición opositora capaz de transformarse en una alternativa frente a la propuesta de Duhalde. "Me conformo con que me cuenten qué plan tienen para enero", dijo desafiante.

Menem critica la pesificación, pero la aceptaría

Quien también criticó ayer la pesificación, en concidencia con el ex ministro de Economía, fue Carlos Menem e insistió, una vez más, con su propuesta de dolarizar la economía y en ese sentido advirtió que "sería un error garrafal" seguir con la pesificación.

No obstante, admitió que si el Partido Justicialista apoya mayoritariamente la pesificación, "tendremos que acatarlo, pero desde ya le digo yo, personalmente sería un error garrafal insistir con este tema, teniendo la posibilidad de, rápidamente, ingresar al ALCA o, por lo menos, desde Argentina al NAFTA".

El ex jefe de Estado sostuvo por radio La Red que esta alternativa "sería una de las grandes soluciones", además de "regionalizar el país", ya que de esa forma, según dijo, Argentina volvería a "ocupar nuevamente esa especie de liderazgo que tuvimos en los últimos diez años de gestión, que nos llevó a ser considerados uno de los países más progresistas de la tierra".

Por su parte, De la Sota, advirtió que es "fundamental" que el Ministerio de Economía anuncie en los "próximos días" la política de "pesificación" total y la "reformulación" del sistema financiero. (DyN)

Verani cuestiona y Lizurume hace lobby

Luego de un largo silencio, el gobernador rionegrino Pablo Verani aseguró que aunque el presidente Eduardo Duhalde es "bien intencionado" y "tiene ideas definidas", "no tiene proyectos concretos de las ideas que quiere, ya que presenta tres ideas pero no dice cómo se hace".

Pero el mandatario rionegrino no fue el único funcionario del ex gobierno que asomó la cabeza para hablar, también lo hizo el gobernador del Chubut, José Lizurume, quien confesó estar "haciendo lobby para las petroleras".

Tras reunirse con Duhalde y manifestarle su preocupación por el corte en la Coparticipación, Lizurume, confirmó que hizo "lobby" en favor de las petroleras que operan en su provincia, pero argumentó que fue para "mantener las fuentes de trabajo" que genera esa actividad. "No me gustaría que se tome ninguna medida que afecte, producto de las actitudes de las empresas, al sector de los trabajadores". (DyN)


Comentarios


Preocupa al gobierno la alianza Menem-De la Sota