Preocupa el abastecimiento de agua a San Martín

SAN MARTÍN DE LOS ANDES (ASM).- Las reservas de abastecimiento de agua potable estaban en estado crítico en esta ciudad, ya que luego de la precipitación de cenizas del volcán Puyehue-Cordón Caulle quedó restringida al 20 % la capacidad de captación y tratamiento de los sistemas de los ríos Quilquihue y Trabunco.

En contraste, la nube de ceniza que se abatió sobre esta ciudad el lunes comenzó a dirigirse hacia el sur en la madrugada de ayer y por efecto de los vientos, a la vez que se desató una intensa lluvia sin material en suspensión, lo que alivió la situación en general. Sin embargo, se decidió mantener las alertas de la Defensa Civil y recién hoy se reanudarán las clases, si la situación se mantiene estable.

El gobernador a cargo, Carlos González, y otros funcionarios provinciales participaron ayer de la reunión del Comité de Operaciones de Emergencia de San Martín de los Andes, junto con las autoridades municipales de Defensa Civil, la intendente Cristina Frugoni y los representantes de las diversas instituciones y fuerzas de seguridad que integran ese cuerpo. Se abordaron el plan de contingencia, las tareas que se desarrollan en la ciudad y los aportes de la provincia para enfrentar la crisis.

La lluvia lavó ayer parte de la arenilla volcánica acumulada en las calles, parques, jardines y techumbres. La ciudad, que había sido gris a lo largo de casi todo un día, amaneció con los bienvenidos “manchones” del verde propio de la vegetación. Pero el Comité de Emergencia mantuvo las restricciones, y recién hoy volvería la actividad a escuelas y colegios y la atención en las oficinas públicas. El transporte público urbano también estuvo disminuido ayer.

La capa de cenizas acumuladas en calles y rutas limitaba la adherencia de los vehículos, por lo que se recomendó circular con extrema precaución. El flujo del tránsito comenzó a normalizarse luego de las 9 de la mañana, con la apertura de las rutas regionales, cortadas desde las 19 del lunes por disposición de Gendarmería Nacional.

Al cierre de este despacho, las restricciones seguían en vigencia para el consumo de agua potable, ya que la Cooperativa que maneja el servicio mantenía limitada la captación de sus tomas a cielo abierto, para evitar la colmatación de los sistemas de filtrado. La captación está al 20 % de su capacidad, de manera que la situación de las reservas es crítica y exige extremar la cautela en el uso del líquido.

Las autoridades informaron, sin embargo, que el agua no ha sufrido alteraciones químicas y su potabilidad está asegurada, a pesar de que puede mostrar turbidez.

Los responsables de la cooperativa estaban trabajando para evitar este problema y ampliar la captación de agua para normalizar las reservas. Ayer, nuevamente cientos de vecinos se volcaron a los comercios en procura de bidones de agua.

Vecinos intentando aprovisionarse de agua envasada, una imagen que volvió a repetirse ayer en la ciudad.


Comentarios


Preocupa el abastecimiento de agua a San Martín