Preocupa el aumento de la violencia en el hospital cipoleño

Trabajadores denunciaron golpes, amenazas y hasta la presencia de armas de fuego

CIPOLLETTI (AC).- El constante aumento de las agresiones de pacientes y familiares hacia el personal del hospital "Pedro Moguillansky" de esta ciudad, generó preocupación entre los trabajadores de la institución que aseguraron atender "continuamente a la defensiva".

Amenazas telefónicas y personales, golpes, exigencias desmedidas por atención inmediata, agresión a las enfermeras y hasta la presencia de armas de fuego, fueron algunos de los hechos mencionados.

La situación llegó a tal punto que para resguardar la seguridad del personal, se estableció una norma que especifica que ante la posibilidad de una agresión, salvo que medie una urgencia, los profesionales deberán llamar al equipo directivo para que esté presente durante el acto médico.

Más allá de reconocer "las dificultades sociales y el aumento de la demanda de atención hacia el hospital público", los profesionales se negaron a justificar estos hechos y reclamaron a la comunidad "generar nuevos vínculos en un clima de respeto".

Los responsables de los servicios de neonatología, pediatría, guardia y de la Asociación de Profesionales, expresaron su preocupación ante este tipo de episodios que aseguraron "son cotidianos y cada vez más frecuentes".

Pidieron que cuando los pacientes o sus familiares crean que no fueron correctamente atendidos utilicen los mecanismos institucionales existentes para hacer valer los derechos que les asisten.

"Necesitamos que la comunidad entienda que si somos continuamente agredidos no podemos cumplir con nuestra función. El hospital debería ser un espacio donde nos podamos encontrar para superar problemas y no para generar nuevos", reflexionaron.

Aseguraron que uno de los sectores más afectados es el servicio de guardia no sólo dentro del establecimiento sino también durante las salidas para atender la emergencia. Si bien los hechos incluyen desde patadas a las puertas, gritos y agresiones verbales, se llegó a situaciones críticas donde un enfermero fue atacado con un cuchillo mientras auxiliaba a una persona que había sufrido un accidente de tránsito.

Denuncias por tumulto

Carlos Baruf, jefe médico del hospital, reconoció que en varias oportunidades se han visto obligados a utilizar una figura de denuncia denominada "tumulto" cuando las agresiones no incluyen maltrato físico pero sí verbal.

Todos hicieron hincapié en la necesidad de que la gente se dé cuenta de que las instituciones públicas son de la comunidad que también es responsable de su cuidado. Reconocieron que las soluciones "son difíciles de encontrar porque la violencia es un problema que atraviesa a toda la sociedad", pero pidieron a los usuarios del hospital público que "entiendan que los mayores perjudicados con este tipo de situaciones son ellos mismos".


Comentarios


Preocupa el aumento de la violencia en el hospital cipoleño