Preocupación por los “inactivos”



Con respecto a la investigación sobre los pozos abandonados en Neuquén y Río Negro que publicó el periodista Italo Pisani en “Río Negro”, el pasado 6 de abril , dos fuentes oficiales explicaron que “la empresa” está “obligada a informar” cada uno de estos casos. “Tiene que presentar un informe sobre la producción y comunicar sobre los pozos abandonados”.

“Nosotros estamos permanentemente controlando, si hay un pozo sin producción le hacemos un seguimiento para determinar si trabaja o no”, explicaron desde Edhipsa.

Judith Jiménez indicó que “estamos pidiendo el programa de abandono de pozo. El 31 de enero las empresas tienen que declarar los pozos que van a abandonar. Hay pozos sin identificar que no se sabe en qué estado están”, explicó.

En el informe se denunció que hay cerca de 700 pozos abandonados en Río Negro. El costo para el sellado puede llegar a costar 500.000 dólares. Los que más preocupan son los que no están identificados. Los inactivos (abandonados es cuando les ponen el tapón de cemento y lo hacen bajo cierta reglamentación) tienen poco control por parte de las empresas. Es más barato decir que está en estudio (es lo más común) como lo llaman las empresas operadoras y evitar el gasto que genera “abandonarlo”.


Comentarios


Preocupación por los “inactivos”