Preocupados

Miedo. Esa palabra estaba ayer en boca de funcionarios y opositores, en vísperas del paro.

Un enrarecido clima de violencia y de amenazas precede a la nueva medida de fuerza contra el gobierno. En lugar de los gestos patrióticos que demandó días atrás, el presidente debió ceder a las exigencias de los gobernadores peronistas, para conseguir la firma de un compromiso de contención del gasto público, y no pudo impedir la protesta social instalada con virulencia en todo el país.

• Tienen temor los dirigentes que se enriquecieron en los últimos años e hicieron ostentación de propiedades suntuosas.

• Están preocupados en el Ministerio de Economía. Un estrecho colaborador de José Luis Machinea, le dijo a "Río Negro" que los gremialistas en su afán "desestabilizador" tienen un objetivo inmediato: modificar la reforma previsional y posicionarse mejor ante la desregulación de las obras sociales prevista para el 2001.

• En el Ministerio del Interior se prevén incidentes en rutas y calles. Al aceptar la hipótesis de los desbordes, se abre el paraguas antes de la tormenta: si la huelga es un éxito, se afirmará que el ausentismo en los lugares de trabajo obedeció en gran parte a los actos intimidatorios.

• A diferencia de otras acciones similares, esta vez los empleados y pequeños empresarios no ocultan sus prevenciones por los "piquetes" y por la interrupción de la venta de combustibles a las 22 de hoy. En las agencias de remises de esta capital no se podían asegurar los servicios.

"Hay aprietes", admitió un vocero del presidente De la Rúa, tras recibir anoche informes de agresiones contra colectivos y taxis. Le contó a este diario que el Presidente no se definirá sobre el tema jubilatorio - el ex vicepresidente Carlos "Chacho" Alvarez advirtió que no tolerará la vía del decreto -, y reconoció que fue "un error estratégico haberse reconciliado" con la fracción de Rodolfo Daer, que programó el paro del viernes y apronta otro para antes de las fiestas de fin de año.

Como siempre, la tensa pulseada de estas dos jornadas tendrá derivaciones concretas. Hay contactos subterráneos del gobierno, el sindicalismo y "Chacho" Alvarez con la Iglesia. La Alianza se desfleca y las salidas para descomprimir la asfixia social, no podrán eludir las recetas económicas ortodoxas que rigen al mercado.

Arnaldo Paganetti


Comentarios


Preocupados