Prestadores no quieren que el Ipross baje la cápita

A los bioquímicos y a los dueños de las clínicas rionegrinas les agrada la posibilidad de realizar el gerenciamiento de la obra social provincial, aunque no ven con buenos ojos la posibilidad de compartirlo con los representantes gremiales. Los bioquímicos aseguran que los montos de las cápitas deberían incrementarse, mientras que en las clínicas sostienen que la rebaja propuesta por el titular del Ipross influirá en la calidad de la prestación que reciben los afiliados.



ROCA- La posibilidad de bajar un 16 por ciento la cápita del Ipross con el gerenciamiento ya levantó las primeras quejas de algunos prestadores. Los bioquímicos aseguraron que el actual monto que perciben no cubre los trabajos realizados por lo que en lugar de disminuirla habría que hablar de incrementarla.

Más cautos, desde la Federación de Clínicas advirtieron que la cápita estará directamente relacionada con la calidad de la prestación.

El presidente del Ipross, Mario Rivoire, anunció que la meta es bajar la cápita de 24 a 20 pesos por afiliado. Para esto, el gobierno propuso que los prestadores se hagan cargo de la administración de la obra social provincial, confluyendo en una UTE con los gremios.

Los prestadores están de acuerdo en asumir el gerenciamiento, miran con cierto recelo la participación de los gremios, y plantean que una baja en la cápita afectará las prestaciones.

Jorge Alegre, presidente del colegio de Bioquímicos de Río Negro, señaló ayer que desde ese sector se está percibiendo entre un 70 y un 80 por ciento de las prestaciones. “Estamos gastando entre 150 y 170 mil pesos y cobramos 130 mil pesos. Pero además el monto se reduce aún más porque a partir del sistema capitado tuvimos que afrontar gastos extras de auditorías y personal que antes no teníamos”, indicó Alegre.

Añadió incluso que con la facturación por prestaciones, que funcionó hasta abril del 97, los bioquímicos percibían entre 200 y 230 mil pesos mensuales.

Con este cuadro, estimó que si se baja aún más el monto, pasarían a dar una subprestación. “Si pasamos de 24 a 20 pesos no quiero ni pensar lo que nos va a tocar de cápita a los bioquímicos (actualmente es 1,10 peso). Porque ya ahora estamos cobrando el 80 por ciento de las prestaciones, así que pasaríamos al 60 o 50 y eso es impensable”, mencionó.

Alegre se quejó también por los atrasos en los pagos. Y aquí se suman el Ipross y el PAMI. La obra social provincial, les debe junio y julio (unos 260 mil pesos) mientras que agosto vence en los próximos días. Además, tienen una vieja deuda de 451 mil pesos que se está pagando con bonos.

Por su parte, Carlos Gigena, de la Federación de Clínicas, estimó que “la disminución de la cápita es un tema serio que implicaría una revisión nacional del sistema de salud”.

Añadió que las prestaciones tienen un costo real y fijo. “Hay un determinado nivel de atención que cuesta equis cantidad de dinero y eso tiene que estar inmerso en una política tanto provincial como nacional. De acuerdo a la cantidad de dinero que se ofrezca, será la calidad de la prestación que se realicen”, advirtió.

La Feclir pretende un precio “razonable” para lograr una buena atención al paciente. Y estimó que éste es un análisis que hay que hacerlo con la gente entendida en el tema.

Con respecto al gerenciamiento, tanto los bioquímicos como los representantes de las clínicas destacaron que se debe hacer consensuadamente y se tiene que discutir el tipo de servicio que se le quiere dar al afiliado.

“En caso de que se decida gerenciar el Ipross, queremos ser parte y hacerlo consensuadamente”, mencionó Alegre. “Lo ideal es que lo gerenciemos los prestadores mismos para eliminar intermediarios”, opinó Gigena.

Así como los gremios no ven con muy buenos ojos un gerenciamiento de los prestadores, estos tampoco sienten mucha simpatía por quienes serían sus supuestos socios.

“Los gremios cuando han manejado las obras sociales se preocupan más en lo que gastan pero no tanto en la salud del paciente. Tendríamos que discutirlo. Tendríamos que ver qué es lo justo para el paciente”, indicó Alegre.

Gigena en tanto opinó que “si los gremios quieren un buen sistema de salud, no hay ningún problema que participen en el gerenciamiento”.


Comentarios


Prestadores no quieren que el Ipross baje la cápita