Primer paso para una coalición comercial con Brasil

Empresarios líderes de los dos países consensuaron una posición. Buscan superar las rispideces que tienen ambos sectores. El 8 de noviembre se presentará una propuesta a los gobiernos.

Una veintena de empresarios líderes argentinos y brasileños acordaron conformar la primera coalición empresarial bilateral y presentarán el 8 de noviembre próximo una propuesta a los gobiernos para superar los recientes conflictos comerciales entre ambos países.

El acuerdo fue alcanzado tras una cena que compartieron anoche los cancilleres Rafael Bielsa y Celso Amorim, al cabo de la cual los empresarios firmaron una declaración conjunta "en apoyo al impulso político dado por los respectivos gobiernos a la integración económica bilateral".

Aunque los empresarios brasileños y el propio Amorim prefirieron no convalidar las propuestas argentinas de establecer mecanismos permanentes para limitar los aumentos bruscos en las exportaciones de un país al otro, las dos delegaciones privadas llegaron casi a las dos de la mañana a un acuerdo para acercar una propuesta unificada antes del 8 de noviembre. "La Coalición Empresarial Argentino Brasileña tendrá por objetivo la promoción del diálogo entre los medios empresariales de los dos países, la profundización de la integración económica y el fortalecimiento de las cadenas productivas, con diseño de estrategias comunes de desarrollo", reza el documento que suscribieron los empresarios.

El plazo del 8 de noviembre fue consensuado entre habanos y café por los empresarios en el bar del hotel Emiliano, de donde los cancilleres se retiraron tras la cena.

Pero la voluntad de acercamiento con Argentina no es unánime en la alta burguesía brasileña, y muchos hombres de negocios todavía miran con desconfianza al país por las restricciones impuestas meses atrás al ingreso de algunos productos.

El presidente de la poderosa Federación de la Industria del Estado de San Pablo (FIESP), Paulo Skaf, que representa al ala más dura hacia Argentina, dijo que "ahora la situación económica de los dos países es mejor que hace dos meses, así que si hubiera más reclamos serían injustificados".

"La oferta de productos brasileños va a seguir siendo reducida por el aumento de las exporta

ciones a otros mercados, así que entiendo que puede volver a haber restricciones", advirtió.

En esa línea, el diario El Estado de San Pablo calificó ayer en una nota editorial como "una gentileza comercial" el hecho de que el gobierno de Luiz Inácio Lula Da Silva "siga tolerando el proteccionismo argentino".

En realidad, Amorim pretendía cerrar la cena sólo con el compromiso de asistir a segunda reunión de la Coalición a fines de noviembre en Buenos Aires, y con una agenda 'light' que no incluía los temas más espinosos.

El empresario Federico Nicholson (Ledesma) había propuesto antes del plato principal que se introduzcan "herramientas políticas que permitan resolver los conflictos comerciales a nivel técnico, sin que tengan que intervenir los ministros ni los presidentes". Aunque no las mencionó explicitamente, el ejecutivo se refería a las salvaguardas que impulsan algunos empresarios para evitar que los productos importados acaparen el mercado argentino.

Por eso, Bielsa dijo después del cierre de Amorim que "habría que agregar a esa agenda los puntos que propuso en su momento el ministro (de Economía, Roberto Lavagna)", que apuntaban a discutir ese tipo de instrumentos niveladores.

(Télam/DyN)


Comentarios


Primer paso para una coalición comercial con Brasil