Primera parte de la gran final entre dos diablos

Independiente quiere dar el primer golpe ante su homónimo de Chivilcoy.



#

Orlando Porra jugará de enganche y el Tate Carpinello esperará sus habilitaciones.

torneo del interior

NEUQUÉN (AN).- Independiente se encontrará esta tarde con un partido trascendental en su historia inmediata. Desde las 16, en La Chacra y con arbitraje del mendocino Luis Moreno enfrentará a su homónimo de Chivilcoy, en la ida de una de las finales del extenuante Torneo del Interior. Serán 90’ cruciales para un Rojo neuquino que en la previa al inicio de la competencia generaba pocas expectativas. Pero corrió desde atrás, pasó varias instancias importantes y se encuentra en una definición que se le negó en los últimos treinta y pico de años. Gustavo Coronel confirmó ayer que hará un ‘retoque’ en el equipo para ponerle un poco más de pimienta al ataque. Por eso irá Juan Carpinello de titular, hará dupla en el ataque con Mauricio Villa y Orlando Porra bajará unos metros para jugar en su posición natural de enganche. Esta es la misma modificación que el DT realizó en la primera semifinal ante Tiro Federal, el día que Nicolás Aranda fue la gran figura. El otro cambio es obligado, porque Gustavo Kraulec vio la roja en Bahía Blanca y por eso Elton Roger jugará de ‘3’. De esta forma, el conjunto local saltará a escena con Nicolás Peralta; Javier Solís, Facundo Salinas, Nicolás Alegría, Roger; Rafael Leiva, Freddy Ñanco, José Ancatén; Porra; Carpinello y Villa. En el banco de suplentes esperarán por una oportunidad Ríos, Bagolín, Mora, Aciar y Aranda. Así explicó Coronel la inclusión de Carpinello en la primera final por uno de los ascensos directos al Argentino B. “Tate nos aporta mayor profundidad en los últimos metros y también una cuota de gol. La modificación tiene que ver con que somos locales, se juega una final y necesitamos ganar. Vamos a salir a buscar el partido desde el arranque con un mayor poder ofensivo”, señaló el entrenador. Mientras los dirigentes locales se ilusionan con una buena concurrencia, en Independiente de Chivilcoy (equipo con buen presupuesto y futbolistas experimentados) tampoco hay dudas en el 11. Sin el volante central García Olmos (la figura), el dúo de entrenadores continuará inclinándose con el clásico dibujo 4-4-2. A las cuatro de la tarde se levanta la cortina de esta final. Una definición que la semana que viene continuará en Chivilcoy. El sueño de volver a la cuarta categoría puede transformarse en realidad para el Diablo neuquino.


Comentarios


Primera parte de la gran final entre dos diablos