Prioridad con las relaciones vecinales



por: RODRIGO RUIZ TOVAR

A juzgar por las promesas hechas en la campaña electoral, el próximo gobierno chileno le dará prioridad a las tareas de integración con los países vecinos, tras algunas tensiones puntuales que ha tenido la administración del presidente Ricardo Lagos con Argentina, Bolivia y Perú.

Los vínculos con Argentina fueron tensos durante varios meses el año pasado a raíz de los recortes de gas de ese país, que representa para Chile el ciento por ciento de su abastecimiento del fluido, utilizado en parte para alimentar centrales eléctricas.

El tema del diferendo territorial con Argentina quedó sellado en el pasado, pero no ocurre lo mismo en el caso de Bolivia y Perú, cuyas relaciones con Chile han sido históricamente complejas por el recuerdo de la Guerra del Pacífico (1879-1883).

Las tropas chilenas se impusieron entonces, lo que derivó en la pérdida del litoral para Bolivia y de una parte de territorio para Perú. De hecho, las relaciones a nivel de embajadas entre Bolivia y Chile están rotas desde 1978, cuando fracasó un proceso de negociaciones que buscaba solucionar la demanda marítima de La Paz.

Con planteamientos parecidos, los cuatro candidatos que lucharán por la presidencia de Chile en las elecciones de hoy aseguran que fortalecerán los nexos con América Latina, pero en forma particular con los países fronterizos.

La socialista Michelle Bachelet dice que avanzará en las relaciones comerciales, energéticas, de turismo y de infraestructura vial con la región, pero que le dará un mayor impulso al acercamiento con Argentina, para fomentar el diálogo y la cooperación más allá de las discrepancias por el tema del gas.

Sebastián Piñera, de la centroderechista Renovación Nacional, afirma que Chile ha descuidado las relaciones con sus vecinos y que, en el caso de Bolivia, le dará todas las facilidades portuarias, pero sin ceder soberanía.

Por su parte, Joaquín Lavín, de la derechista Unión Demócrata Independiente, sostiene que priorizará los vínculos con los tres países fronterizos, aunque advierte que no cederá "ni un milímetro" de soberanía frente a Bolivia y que la relación con Argentina está fallando en temas como el gas y la agricultura.

Los aspirantes al sillón presidencial coinciden en que los límites con Perú están definidos, en referencia a una ley aprobada por el Congreso de ese país, que fija la base de línea desde la que Lima considera que debe medirse su dominio marítimo, lo que implicaría una nueva definición de los límites con Chile.

El gobierno de Santiago, empero, asegura que no hay temas pendientes y que los límites están establecidos en tratados firmados en 1952 y 1954, que incluyen a Ecuador, considerados por Perú de carácter pesquero. (DPA)

Notas asociadas: ELECCIONES EN CHILE: Bachelet gana pero habrá una segunda vuelta, especulan los analistas  

Notas asociadas: ELECCIONES EN CHILE: Bachelet gana pero habrá una segunda vuelta, especulan los analistas  


Comentarios


Prioridad con las relaciones vecinales