Prioridades

Por Redacción




“Salvando a la fruticultura, no se salva a la provincia”, comentó un ejecutivo asentado en Viedma y ligado al Ministerio de Economía de la provincia. Para el gobierno, pese a que en el discurso intenta demostrar lo contrario, la fruticultura regional es un problema menor. Sucede que los que tiene de caja hoy el gobernador Weretilneck son realmente importantes y toda la política está enfocada, a fin de cada mes, a conseguir los millones que se necesitan para poder cancelar salarios públicos en tiempo y forma. Son muchas las críticas que llegan desde Viedma por los reclamos que realiza la actividad. “No hay forma de unificar un discurso en el sector; la Nación no nos cree que la actividad está en crisis... lamentablemente, mucho no podemos hacer con este escenario”, confesó la fuente, intentando así justificar la falta de respuestas que se exige desde el sector. Todo indica que Viedma está cada vez más lejos de los reclamos del Valle.


Comentarios


Prioridades