Prisión en suspenso por accidente fatal



#

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En un juicio abreviado cuyo resultado homologó luego el juez Gregor Joos, los abogados del chofer de micro Joselito Mardones y los representantes de la víctima fatal –Darío Cocha– y de algunos lesionados acordaron la imposición de dos años y medio de prisión en suspenso y seis años de inhabilitación para conducir al imputado, que aceptó su responsabilidad en el accidente que le ocasionó la muerte instantánea a un egresado y lesiones a otros 16 estudiantes que participaban de una excursión en micro al cerro Catedral. El acuerdo contó con la anuencia de Manuel Antonio Cocha, padre de la víctima fatal, que estuvo asesorado por el abogado Joaquín Imaz, y con el de la abogada Graciela Murada, que representó los intereses de dos de los alumnos que resultaron lesionados. La causa se originó en el hecho ocurrido a las 13:36 del 19 de septiembre de 2005, cuando el micro que conducía Mardones y que transportaba al grupo de estudiantes hacia el centro invernal, se despistó de manera sorpresiva de la ruta que conduce al cerro, en una curva del camino, denominada “de la herradura”, atravesó la banquina y se desbarrancó por una pendiente de aproximadamente 32 metros, ocasionando la muerte de Darío Ezequiel Cocha y lesiones a otros 16 jóvenes que participaban de la excursión. En la elevación a juicio el fiscal sostuvo que Mardones “se comportó de modo negligente al frente del ómnibus, sin adoptar la precaución necesaria que resulta exigible a quien asume dicha tarea”. Remarcó que “al omitir prestar dicha atención exigible para quien desarrolla una actividad de riesgo, tal como resulta la conducción de un vehículo de transporte de pasajeros en una zona de montaña, con curvas, pendientes y precipicios, el prevenido posibilitó que el rodado saliera del curso de la vía asfáltica por la cual venía transitando y se desbarrancara por una pendiente”. Para el magistrado que instruyó la causa, Martín Lozada, la falta de atención de Mardones “fue determinante para que la unidad saliera de la cinta asfáltica y cayera por la pendiente”, y dejó sentado en la causa que esa tarde había buena visibilidad, y descartó la existencia de un defecto o un desperfecto mecánico. La sentencia dictada por el juez Joos dispuso declarar a Mardones “autor responsable de los delitos de homicidio culposo, cinco hechos de lesiones culposas graves, y 11 hechos de lesiones culposas leves que concurren idealmente entre sí, todos agravados por la conducción negligente de vehículo automotor. Por último, lo condena a la pena de dos años y medio de prisión en suspenso y el plazo de inhabilitación acordados entre las partes.

El micro se desbarrancó 32 metros por la pendiente.

Archivo


Comentarios


Prisión en suspenso por accidente fatal