Prisión en suspenso por cobrar a porteros de escuelas

Pablo y Miriam Quintreman fueron condenados a tres años de prisión de ejecución condicional por “exacciones ilegales”, inhabilitación perpetua y a pagar una multa de $ 50.000 cada uno.



#

Los Quintreman fueron condenados pero no irán presos.

Por ser coautores del delito de “exacciones ilegales agravadas” contra cuatro porteros de diferentes escuelas de Roca, Miriam y Pablo Quintreman fueron condenados a tres años de prisión en suspendo, una multa de $50.000 cada uno y la inhabilitación absoluta perpetua para ambos .

Los condenados no se presentaron ayer y por eso no hubo lectura del fallo. Sólo se entregó por ventanilla la resolución de la Cámara Criminal Segunda de Roca integrada por los jueces Gastón Martín (voto rector), María Evelina García Balduini y Oscar Gatti.

Sobre Pablo Quintremán, se había ampliado la acusación por tres hechos más que habían sido denunciados por becarias, pero fue absueltos por en estos casos por el beneficio de la duda.

Exacciones

El delito “exacción ilegal” se configura cuando “un funcionario público en abuso de sus funciones, aprovechándose de la misma y sin derecho alguno, obligue al pago de sumas de dinero a quienes no están jurídicamente obligados a hacerlo”. Es un delito “que sólo pueden cometerlo agentes públicos –en ejercicio o con motivo de sus funciones–, cualquiera sea su rango”.

Para el tribunal quedó acreditado que los hermanos exigieron dinero a los porteros.

Destacó que “la mecánica de cómo se producían las exacciones ilegales es relatada de manera coincidente –casi idéntica– por quienes realizaron los pagos ilegales a los acusados”, que son las cuatro víctimas que presentaron las respectivas denuncias.

Sobre las denuncias presentadas por las becarias y que fueron incorporadas sobre el final del debate en la acusación del Fiscal de Cámara Andrés José Nelli, los jueces concluyeron que no hay registros de ningún tipo incorporados como evidencia, lo que se traduce en la falta de la “prueba indispensable y mínima”, más allá de que sus testimonios “resultan creíbles y no hacen más que corroborar (…) el modus operandi” de los acusados”.

Además les impusieron pautas de conducta.

archivo

Para los jueces de la Cámara Criminal Segunda, quedó acreditado que le exigieron dinero a las cuatro personas que hicieron las denuncias.

Datos

Para los jueces de la Cámara Criminal Segunda, quedó acreditado que le exigieron dinero a las cuatro personas que hicieron las denuncias.

Comentarios


Prisión en suspenso por cobrar a porteros de escuelas